Acelerado crecimiento de salarios reales mantiene fortaleza en el consumo

La Cámara de Comercio de Santiago dio a conocer un Informe de Coyuntura a partir de la inflación de julio determinada por el Instituto Nacional de Estadísticas. La variación del IPC fue de 0% frente a un consenso de los analistas de -0,1%. La variación en 12 meses se situó en 2,5% y, de acuerdo a estimaciones de la CCS, hacia fines de año la inflación podría situarse entre un 1,9% ó 2%.

El panorama general de precios sugiere que la fase de inflaciones muy bajas o negativas habría tendido a moderarse. Pese a que los precios promedio no variaron en julio, hay una fuerte incidencia de la división de Prendas de Vestir y Calzado, que con un descenso de -4,6% en su índice contribuyó a rebajar dos décimas del IPC del mes. Esta fuerte reducción en los precios de estos artículos tiene un componente estacional, pero también es sugerente de un esfuerzo por reducir inventarios ante mayores cuotas de incertidumbre provenientes del escenario internacional. En los últimos cinco años, el descenso promedio de la división vestuario y calzado ha sido de -2,7% en el mes de julio.

De las restantes once divisiones, cuatro presentaron reducciones en sus índices, que fluctuaron entre -0,5% (Recreación y Cultura) y -0,1% (Muebles y Artículos para el Hogar). Como contrapartida, las divisiones que presentaron aumentos más significativos en sus precios fueron Alimentos (0,9%), Bebidas Alcohólicas (0,2%), Salud (0,7%) y Restoranes y Hoteles (0,5%).

La CCS indica que este panorama relativamente contenido en la inflación contrasta con los aumentos que muestran los índices salariales. El índice de remuneraciones reales tuvo un alza de 0,6% en el mes de junio y de 3,3% en 12 meses. Las remuneraciones en su medición nominal muestran un alza de 6% en 12 meses y de 0,1% en el sexto mes del año.

Esto ha permitido que pese a la desaceleración en el crecimiento del empleo total, la masa de ingresos salariales de la población se mantenga creciendo entre un 4,5% y 5% real anual.

Además, el crecimiento de los salarios se está produciendo justamente en las actividades económicas más expansivas, tales como construcción, minería y transporte. En el sector construcción, el crecimiento de los salarios nominales marcó un alza de 10,3% en 12 meses y en minería, de 9,2%. El crecimiento de remuneraciones nominales en el comercio fue de 4,7% en el mes de junio.

Como conclusión, la CCS señala que el panorama general de precios muestra una divergencia entre salarios e inflación, que tiende a favorecer el aumento del consumo de los hogares en un contexto de tipo de cambio en descenso. La situación de pleno empleo, sobre todo en sectores que llevan una inercia propia, tales como construcción y minería, contribuyen a mantener un mercado laboral menos holgado y con presiones salariales. La resistencia que presenta la economía chilena a moderar el gasto en consumo está relacionada con este fenómeno que se mantiene en retroalimentación: crecimiento del empleo (y economía en cuasi pleno empleo), salarios en alza y tipo de cambio a la baja.