Alimentos con valor agregado, una tendencia que crece en el sector alimentario

Encontrar en el supermercado alimentos funcionales es cada día más frecuente, ya que estos han entrado con fuerza a nuestro país. A pesar de que el consumidor no siempre sabe que el producto que lleva entra bajo este concepto, sí sabe que alguno de sus ingredientes le entrega un valor agregado desde el punto de vista nutricional que aporta un beneficio para su salud. Este es el caso de los huevos con omega 3, las aguas con antioxidantes o los panes con isoflavinas añadidas. En nuestro país este tipo de alimentos se han desarrollado en forma más masiva en el sector lácteo con los probióticos, pero aparecen nuevas iniciativas y queda mucho por crecer.

“Los consumidores están cada vez más conscientes de los beneficios de una alimentación saludable”

Así lo asegura María José Jara, Market Nutritionist de Nestlé, quien afirma que esto ha contribuido al desarrollo de los alimentos funcionales. “Las personas están cada vez más informados y exigen más y mejores productos tanto en sus características organolépticas (sabor, olor, textura, etc) como en sus características nutricionales y benéficas para la salud”, concluye.

¿Cuáles son los principales ingredientes que utilizan ustedes para enriquecer los alimentos?
En Nestlé, como empresa líder en Nutrición, Salud y Bienestar, constantemente trabajamos para innovar con productos que sean un aporte para las personas. La compañía cuenta con el centro privado de investigación alimentaria de Vers-chez-Blanc, ubicado en Suiza, considerado el mayor de su género en el mundo. Allí con las últimas tecnologías disponibles se está investigando para continuar ofreciendo innovaciones que beneficien la salud de las personas. Desarrollamos y trabajamos con ingredientes como probióticos, prebióticos, vitaminas, minerales, fibras, entre otros, que son adicionados a alimentos saludables para agregarles valor.

¿Cómo ha influido el cambio en el estilo de vida de las personas para el auge de estos productos a nivel mundial?
Cada vez más los consumidores tanto en Chile como en el mundo han tomado conciencia de la necesidad de mejorar sus estilos de vida a través de la práctica de actividad física y una alimentación equilibrada. Lo anterior ha dado pie a una tendencia creciente a privilegiar el consumo de productos con valor agregado.

A su juicio, ¿qué criterios tiene presente el consumidor al elegir este tipo de productos?
Los principales criterios utilizados por el consumidor al elegir este tipo de productos es el beneficio que éste le entrega. En cuanto al precio, en general, están dispuestos a pagar más por todos aquellos productos en los que perciben un valor agregado, porque aprecian que sus características distintivas son una excelente alternativa nutricional. También hay otros consumidores que no son muy sensibles a las variaciones de precios. Sin embargo, podemos decir que en todos los grupos socioeconómicos, hay personas que están dispuestas a pagar por productos con beneficios para la salud y el bienestar, de la misma forma en que hay consumidores que pagan más por productos más finos o exclusivos.

¿Los alimentos funcionales cuentan con respaldo científico de sus reales beneficios?
Por supuesto, todos los ingredientes que se adicionan a nuestros alimentos funcionales son desarrollados en nuestro centro de investigación en Suiza y se realizan ensayos clínicos que respaldan científicamente sus beneficios. Aquí en Chile, también hemos realizado ensayos clínicos con nuestra población, que han corroborado estos beneficios.

¿Qué productos de este tipo ofrecen ustedes?
En Nestlé, hemos desarrollado una gama de productos para distintos grupos etarios, que reúnen beneficios para la salud muy relevantes, todos ellos con el sólido sustento científico entregado por nuestra red mundial de 18 centros de investigación distribuidos en cuatro continentes, liderada desde Vers-Chez Le Blanc. Tenemos una gran variedad de productos para satisfacer distintas necesidades nutricionales de los consumidores. Algunos ejemplos del portafolio Wellness de Nestlé son: Chamyto, con probióticos que colaboran en mejorar las defensas del organismo; Chiquitín con sus 4 Chiqui-bases que entregan un balance de nutrientes para preescolares; los Cereales para el desayuno Nestlé, los que están elaborados con cereal integral; la leche en polvo Svelty Calci-lock a la que se ha adicionado un complejo de nutrientes compuesto por calcio, vitaminas y minerales que pueden ayudar a reducir la pérdida de calcio de los huesos contribuyendo así al cuidado y mantenimiento de los mismos ; el Yogurt Svelty alto en calcio, libre de grasas, sin azúcar añadida y buena fuente de fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal, entre muchos otros.

“La tendencia a la vida sana y saludable ha influido en el auge de estos productos”

Nicole Recordón, Product Manager de Vilib de Colún, señala que las personas se preocupan cada vez más de comer sano, y “sobre todo de comer ciertos alimentos que hacen bien para la salud o para prevenir ciertas enfermedades, es aquí donde caen los alimentos funcionales y su desarrollo”.

¿Cuáles son los principales ingredientes que utilizan ustedes para enriquecer los alimentos?
Los principales ingredientes funcionales que utilizamos son probióticos, prebióticos, vitaminas y fibra.

A su juicio ¿qué criterios tiene presente el consumidor al elegir este tipo de productos?
El principal criterio son los beneficios que el producto otorga al consumidor, y también la marca es importante, dada la confianza que puede representar. El precio en este tipo de productos es menos relevante.
¿El consumidor chileno –a juicio de ustedes- ya conoce bien estos productos?
El consumidor chileno cada vez va conociendo más este tipo de productos, pero no tiene claro el concepto de alimentos funcionales en si, sino que lo relaciona más directamente con la palabra probiótico, siendo ellos solo un tipo de alimento funcional, pero el más masivo en el mercado chileno.

¿Los alimentos funcionales cuentan con respaldo científico de sus reales beneficios?
Cada ingrediente funcional que Colún utiliza o estudia posee un respaldo de estudios científicos los cuales comprueban los beneficios de éste.

 ¿Qué productos de este tipo ofrecen ustedes?
La línea de alimentos funcionales de Colun es Vilib; actualmente tenemos en el mercado Probióticos, en versión normal y 0%. Estos probióticos ayudan a fortalecer las defensas.

“La elección de este tipo de productos se basa principalmente en satisfacer una necesidad del organismo”

Macarena Pizarro, Brand Manager Productos Funcionales Soprole afirma que es debido a este motivo que el primer factor de compra sea el beneficio entregado. “Luego, el consumidor se basa en la marca, qué es la que entrega el respaldo en términos de calidad y confianza”, añade.

¿Cuáles son los principales ingredientes que utilizan en Soprole para enriquecer los alimentos?

Existen distintos componentes con los que enriquecemos los alimentos en Soprole, entregando así un beneficio adicional más allá de la nutrición:

* Adicionados: Alimentos a los cuales se les incorpora un componente exógeno a la naturaleza del producto. En el caso de Vitaplus, se le agrega Fitoesteroles, el cual no se encuentra naturalmente en el yogurt.

* Con Probióticos: Lactobacillus y Bífidobacterias, cuya principal característica es que son resistentes a los jugos gástricos, llegando así a colonizar el intestino y desplazando a los eventuales gérmenes patógenos.

* Con Prebióticos: Fibra soluble de cadena larga que favorece el crecimiento de bacterias benignas en el intestino.

* Componentes vegetales

* Fortificados: Alimentos a los cuales se les adiciona un nutriente propio del producto. En el caso de Huesitos se fortifica el calcio; componente que naturalmente se encuentra en los yogurt, sin embargo en una menor proporción.

¿Cómo ha influido el cambio en el estilo de vida de las personas para el auge de estos productos a nivel mundial?

En Chile y en el mundo la pirámide poblacional se está invirtiendo; la población envejece, los costos de salud aumentan cada día más y nuestros consumidores están más informados y exigentes. Estos a la vez tienen múltiples necesidades, las cuales Soprole inserta en la industria de alimentos, y como empresa láctea líder en el mercado debe avanzar de acuerdo a la tecnología de los alimentos y las necesidades de sus consumidores. Este desarrollo tiene un fuerte componente social, que se basa en educación preventiva en relación a la salud y hábitos de vida saludable.

¿El consumidor chileno -a juicio de ustedes- ya conoce bien estos productos?, ¿conoce más acerca de lo que está consumiendo?

El consumidor chileno está cada vez más informado y es más exigente al momento de comprar. Esto se debe gracias a la globalización en las comunicaciones y a la satisfacción en las necesidades higiénicas, en donde aspectos como la salud y belleza toman cada vez más importancia.

¿Los alimentos funcionales cuentan con respaldo científico de sus reales beneficios?

Todos nuestros productos están desarrollados bajo el respaldo de estudios científicos internacionales, aprobados por la FDA. A la vez nuestro equipo de investigación y desarrollo es asesorado por INTA y reglamentados bajo el marco regulatorio sanitario de los alimentos.

Creative Kitchen, comida funcional en su forma gourmet

Usando en sus preparaciones gastronómicas, ingredientes funcionales que aportan beneficios a la salud y usando porciones adecuadas para una nutrición balanceada llega Creative Kitchen, un concepto pionero en Chile en alimentación funcional gourmet que se manifiesta en varios servicios como restaurant, eventos con responsabilidad social y asesorías gastronómicas.

Al respecto conversamos con Sebastián Maturana chef especializado en comida funcional gourmet y dueño de Creative Kitchen.
¿A qué se refiere el término Alimentación Funcional, FOSHU (Food For Specified Health Uses), o Comida Inteligente?
El termino alimentación funcional se refiere a que mediante una alimentación saludable, específicamente con cierto tipo de alimentos identificados por sus propiedades beneficiosas mas allá de la nutrición, se puede mejorar ciertas funciones del organismo. Por eso el término FOSHU implica que los alimentos se utilizan para darle un beneficio directo a la salud, más allá de los aportes nutricionales. Dentro de este contexto también se le ha llamado comida inteligente porque al llevar una dieta funcional uno no sólo se nutre, sino que además va ayudando al organismo a ayudarse a si mismo, comiendo lo que necesita para potenciar ciertas carencias del organismo que muchas veces son gatilladas por una mala alimentación. Estos alimentos funcionales están divididos en 2 importantes categorías, los alimentos naturales que científicamente se ha comprobado sus beneficios para la salud (berries, tomates, pescados y mariscos, etc) y alimentos alterados que se han potenciado para entregar beneficios extra a la salud (leche enriquecida, yogurt con probióticos, etc.)
¿Es algo nuevo en nuestro país?, ¿cómo ha entrado esta tendencia en otros países?
En Chile el concepto aún se conoce poco. Incluso en nuestra legislación (a diferencia de otros países) ni siquiera se ha rotulado a los alimentos funcionales como tal y sólo se les llama genéricamente alimentos saludables. Así, algunos productos en el mercado como yogurt con probióticos y leche enriquecida, no están caracterizados en Chile como alimentos funcionales. Aunque cada vez más las empresas están aplicando este concepto, existe mucho que conocer aún acerca de los alimentos funcionales en Chile. Creative Kitchen, por ejemplo es el pionero en desarrollar un concepto basado enteramente en comida funcional en su forma gourmet, es decir, usando en sus preparaciones gastronómicas, ingredientes funcionales que aportan beneficios a la salud y usando porciones adecuadas para una nutrición balanceada. En otros países de Europa el concepto es ampliamente reconocido y en Japón incluso ha sido materia de planificación gubernamental ya que se quería mejorar el consumo de calcio en la población que presentaba numerosas afecciones óseas por la falta de costumbre en el consumo de leche.
¿Qué ofrece en este sentido Creative Kitchen?
Creative Kitchen es un concepto pionero en Chile en alimentación funcional gourmet que se manifiesta en varios servicios (restaurant, eventos con responsabilidad social y asesorías gastronómicas) A través de estas instancias Creative Kitchen  integra la simpleza del placer de comer bien con conceptos de nutrición, equilibrio, respeto por el cuerpo y pasión por los sabores aplicándolos a todos los ámbitos del área gastronómica. Bajo el apoyo de profesionales especializados en el ámbito de la nutrición, como Víctor Hugo Gutiérrez, Biotecnólogo, consultor de la empresa Prinal, Creative Kitchen es el primero en materializar la alimentación funcional en una versión gourmet, en ese sentido dan a conocer de manera simple y rica cómo comer bien, qué ingredientes usar y sobre todo cómo usarlos. Su chef, Sebastian Maturana, a través de su experiencia profesional asesorando instituciones alimentarias como DOSA (Desarrollo Oceánico de Chile) ha logrado incorporar materias primas a la elaboración de preparaciones gourmet, como el aceite de Canola, que se transforman en preparaciones más saludables. Además en sus recetas utilizan ingredientes que científicamente han demostrado entregar beneficios directos para la salud. Algunos ejemplos son el Krill, un crustáceo que es considerado un revitalizante metabólico que contribuye con gran parte de los aminoácidos libres esenciales para el cuerpo y que además previere enfermedades cardiacas y óseas, carne de wagyu o cordero magallánico que son carnes rojas bajas en grasas saturadas, además de numerosos vegetales y frutos altos en antioxidantes. Esta no es comida light, ni transgénica, ni obedece a ninguna dieta pasajera, sino que es una manera de comer inteligente usando ingredientes tradicionales y otros más novedosos en combinaciones balanceadas y sobre todo ricas.
¿Hay respaldos científicos de que este tipo de comida es realmente beneficiosa para la salud y no tan sólo un concepto de moda?            
La alimentación funcional nace como un concepto científico y ha ido ganando cada vez más terreno con los últimos descubrimientos del Genoma humano. Los expertos en alimentación funcional han estudiado los beneficios de los alimentos a nivel del ADN.  Así se ha comprobado que nuestro ADN se renueva cada 45 días, por lo que cada período se transforma en una oportunidad de cambio en nuestros comportamientos alimenticios. En este sentido, cada vez se cuentan con evidencias científicas en la relación de la alimentación y el desarrollo de enfermedades crónicas como la obesidad, ciertos tipos de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.