Alza sostenida en parques industriales y bodegaje

El mercado de bodegas en el país está creciendo y agregando nuevos negocios. La escasez de espacio en los centros urbanos, tanto en oficinas como en departamentos, ha obligado a tercerizar o contratar a otras empresas el servicio de bodegaje y almacenaje, ya sea de productos o documentos. Además, el aumento en la demanda de lugares de almacenamiento está incrementando la compra de amplios terrenos para la construcción de esta industria, que ha visto un crecimiento sostenido en la última década.

Rápidamente las empresas de este rubro están mejorando sus servicios y especializando sus bodegas para determinados tipos de compañías: por ejemplo, en el último año han surgido lugares de almacenamiento especializados en frío, mercancías peligrosas y productos farmacéuticos.

Según cifras de Transsa Consultores, este crecimiento del mercado del bodegaje se genera dentro del contexto de un incremento en el valor del suelo destinado a la construcción de parques industriales el que -en el período comprendido entre 2002 y 2012 – registró un alza que fluctúa entre las 2,15 UF – 2,67 UF mt2.

Si bien el sector central de la Región Metropolitana presenta un aumento sostenido y registra un alto nivel de consolidación, la zona norte es la que refleja un mayor avance durante los últimos 10 años con un crecimiento promedio en el valor del suelo de un 57 por ciento, destacando las áreas de El Rosal, Buenaventura, Los Libertadores y Valle Grande.

Respecto a los sectores Poniente y Sur, con menores valores, éstos han tenido un aumento más homogéneo en cuanto a los precios de suelo. En promedio, el sector Poniente alcanza un 48% mientras que el sector Sur registra un 36%.

Por otra parte, la conectividad es uno de los principales requisitos que se buscan a la hora de escoger una propiedad industrial, dejando en segundo lugar la centralidad del terreno.

Así, el promedio de los valores de las propiedades industriales que están cercanas a Américo Vespucio han superado al promedio de las comunas centrales (al interior de este anillo). Esto se debe a la necesidad de conectividad con diferentes puntos de Santiago y del país, posibilidad que no entregan los sectores céntricos, pero sí esta circunvalación que se conecta a otros ejes o autopistas estructurantes.