AML proyecta un crecimiento del 15% en el segmento de vinos y licores ultra premium

ACTUALIDADDe acuerdo a un estudio realizado por la Asociación de Marcas de Lujo, el segmento de licores y vinos ultra premium – que considera botellas con un valor superior a los $20.000- crecerá sobre sobre un 15% en Chile este 2015.

Este crecimiento se sustenta, indica la Asociación de Marcas de Lujo, en que los chilenos son cada vez más exigentes, con paladares que se han ido entrenando ante la cada vez más variada oferta de vinos y licores ultra Premium. Beben productos de mejor calidad, que a su vez les genere la sensación de exclusividad y pertenencia con el estilo de vida de las marcas que adquieren. Más allá de la situación económica del país, Chile acompaña en esta categoría la tendencia internacional, que según la International Wine & Spirit Research, crecerá un 17% globalmente con miras al 2017.

“Los consumidores están mucho más informados en su decisión de compra. Eligen ocasiones de consumo, calidad y experiencia de la marca”, dice Elena Carretero, Corporate Affairs and Sustainabillity Director Viña Santa Rita. En tanto, Andrea Salas, Brand Whiskies & Portafolio Manager Pernod Ricard agrega que “el mercado chileno es altamente competitivo y desafiante. Los consumidores buscan sentirse parte de un grupo selecto, siendo uno de los más poderosos factores al momento de cautivar nuevos consumidores y ganar su lealtad. Además quieren nuevas experiencias, valores de marca que los identifique y alta calidad, lo que ha permitido que destilados como el Whisky dejen de ser vistos como un lujo, para pasar a ser un producto apetecido”.

“Atrás quedó el cliente tradicional. Debemos entregarles mucho más que una bebida, sino una experiencia sensorial única para compartir un momento especial”, complementa Andrea León, Enóloga y Gerente de Comunicaciones de Viña Lapostolle.

José Miguel Escarate, Marketing Manager de Moët & Chandon, agrega que respecto a los tipos de consumidores en Chile, “quienes siempre han gozado de un buen poder adquisitivo valoran los vinos y licores de alta gama, pero sólo consumen lujo en privado; mientras que quienes con su trabajo han logrado una vida acomodada, son los principales compradores de este tipo de productos”.

En el campo de los espumantes, donde la Industria global nacional crece en el orden del 20% anual, también se evidencian nuevas formas de consumo. La oferta es cada vez más amplia, a diferencia de hace unos años donde existía un solo tipo de champagne, con una importante selección de productos chilenos e internacionales, que sintonizan con los nuevos requerimientos. “Las empresas se han ido ajustando a los nuevos gustos. Por ejemplo nosotros lanzamos Moët & Chandon Ice, el primer y el único champagne especialmente creado para disfrutarlo con hielo. Se suma además una nueva forma de degustarlo, pasando de las copas flautas, a unas más amplias parecidas a las que se utilizan para vinos blancos, para que sus aromas y sabores se oxigenen”, explica Escarate.