Arriendos de retail pueden ser veinte veces más caros en sectores cotizados