Bridgestone presenta tecnología amigable con el medio ambiente

Como proveedor exclusivo de este innovador lanzamiento,  Bridgestone ha puesto toda su experiencia tecnológica y en ingeniería y, sobre todo, una gran pasión en el desarrollo de un neumático exclusivo que refleja la visión de BMW sobre la movilidad sostenible del futuro.

Un concepto único para un vehículo único

BMW ha logrado un auténtico hito con el auto eléctrico i3. Para hacer justicia a sus niveles sin precedentes tanto de eficiencia como de prestaciones, era necesario un nuevo concepto en neumáticos. La respuesta de Bridgestone llegó en forma de la tecnología “Ologic”, que aprovecha las sinergias de un gran diámetro junto con un diseño de la banda de rodamiento estrecho. El resultado es un neumático que ofrece significativas mejoras en aerodinámica y resistencia al rodamiento, y a la vez que proporciona un agarre extraordinario en piso mojado.

Esta combinación trae grandes ventajas: mientras que la banda de rodamiento en los neumáticos de diámetro más pequeño tiende a un movimiento excesivo o de deformación durante la conducción, el mayor diámetro y mayor tensión del cinturón reducen significativamente la deformación del neumático y, por lo tanto, conservan la energía que de otra manera se perdería por la fricción interna, lo cual ayuda a reducir la resistencia al rodamiento. Al mismo tiempo, el estrecho diseño de la banda de rodamiento del neumático mejora la aerodinámica.

No obstante, el logro más grande de esta tecnología es que las mejoras mencionadas no suponen ninguna pérdida en términos de seguridad. La larga huella del neumático (en relación con su poca anchura) y el revolucionario diseño de la banda de rodamiento y su compuesto de caucho, aseguran un agarre excepcional tanto en seco como en mojado.

Una visión de futuro

El compromiso compartido de posicionar la eficiencia energética y la seguridad como prioridades, hizo que la decisión de colaborar en este innovador proyecto fuera un paso lógico. La tecnología Ologic debe ayudar a lograr uno de los objetivos a largo plazo de la Visión de Bridgestone: contribuir al objetivo global de reducir en un 50 por ciento las emisiones de CO2 para 2050.

Como BMW, Bridgestone no sólo está comprometido con el desarrollo de productos que reducen el consumo de combustible y las emisiones de dióxido de carbono asociadas, sino también con reducir el impacto medioambiental global de todo el proceso de producción y en todo el ciclo de vida del neumático.

Franco Annunziato, CEO y presidente de Bridgestone Europa, indicó: “El BMW i3 es, en gran medida, un vehículo para el futuro. Desarrollar un neumático único para un vehículo único era un enorme reto pero también una experiencia gratificante. La eficiencia energética es un criterio de desarrollo importante para Bridgestone. No obstante, se convierte en un factor aún más crucial en el caso de un auto eléctrico. Es por ello, que hemos puesto todo nuestro conocimiento, habilidad y pasión en el desarrollo de un concepto único de neumáticos. Un concepto que, estamos seguros, ofrecerá las prestaciones premium, la seguridad y el ahorro que los consumidores esperan de ambas marcas”.