Cabezas de pescado y grasa de pollo reducen las cuentas de electricidad de supermercados