Calidad y estándares americanos y europeos se reflejan en el laboratorio de IVI Santiago

“Son muchas las preguntas que se hacen los pacientes a la hora de elegir una clínica de Reproducción Asistida en la que depositar todas sus esperanzas. A pesar de la ardua investigación que realizan las parejas que recurren a tratamientos de fertilidad, muchas desconocen la importancia que tiene el laboratorio al momento de buscar los mejores resultados. Incluso hemos tenido pacientes que piensan que somos los médicos quienes realizamos los distintos procedimientos dentro del laboratorio”, cuenta el Dr. Carlos Troncoso, director de IVI Santiago. Y es que son los biólogos y embriólogos especializados quienes realizan los procedimientos y técnicas de Reproducción Asistida como la Fecundación In Vitro, la Inyección Intracitoplasmática (ICSI), la Vitrificación o el Diagnóstico Genético Preimplantacional, entre otros. Pero todos estos procedimientos no podrían ser posibles sin un laboratorio con las últimas tecnologías y los requerimientos necesarios.

La complejidad de las técnicas que se realizan y el mantenimiento de los embriones fuera del ambiente materno, hacen necesarias las mejoras continuas del laboratorio para asegurar el éxito de la Fecundación In Vitro. “Tanto en el laboratorio FIV como en el laboratorio de Andrología disponemos de las últimas tecnologías que nos ayudan a conseguir el mejor resultado para nuestros pacientes. De hecho, contar con herramientas como el EmbryoScope, que permite incrementar más de un 10 % la tasa de embarazo respecto a los incubadores tradicionales y ser evaluados bajo los estándares americanos y europeos del Grupo IVI-RMA nos ayuda a mejorar continuamente y tener tasas de excelencia a nivel mundial”, afirma el Dr. Troncoso.

“El EmbryoScope es un incubador revolucionario. No solo nos permite tener una estabilidad muy grande en todos los parámetros de cultivo, sino que además posibilita hacer una visualización minuto a minuto del desarrollo embrionario, permitiéndonos elegir de una forma mucho más eficaz y dirigida el embrión a transferir. Gracias al EmbryoScope hemos conseguido más de 600 nacimientos”, asegura el especialista.

Los especialistas también tienen un rol fundamental ya que deben estar cualificados para operar las distintas herramientas. “La tecnología tiene un lugar importante en la Medicina Reproductiva, pero los biólogos y embriólogos que forman parte del equipo del laboratorio FIV y de Andrología deben estar a la altura, en especial al momento de realizar procedimientos como la biopsia de embriones, en los casos en que se analiza una célula del embrión para detectar enfermedades hereditarias. En IVI Santiago, esta técnica la realizamos a través de un láser, a diferencia del método químico a través del cual el embrión entra en contacto con sustancias que pueden alterar su desarrollo. Con este láser realizamos la biopsia embrionaria en estadio de blastocisto, lo cual da precisión y asegura fiabilidad acerca de la calidad de los embriones”, explica el doctor. “El Diagnóstico Genético Preimplantacional nos ha permitido eliminar enfermedades en más de 150 familias”, añade.

“Estoy extremadamente orgulloso de la investigación innovadora impulsada por nuestro equipo de médicos, científicos e investigadores del grupo IVI-RMA Global, especialmente en IVI Santiago y su Director el Dr. Carlos Troncoso. Nuestro inquebrantable compromiso con la excelencia en endocrinología reproductiva está impulsando nuestro campo, especialmente en el laboratorio FIV”, asegura el Dr. Richard T. Scott, Jr., CEO de IVI-RMA Global. ”Somos líderes con innovaciones como el cultivo prolongado de embriones, la biopsia embrionaria en estadio blastocisto, screenings cromosómicos y sincronía endometrial, que son la clave de nuestras tasas de éxito y resultados”, añade el Dr. Scott.

Ningún detalle del laboratorio queda librado al azar. El uso de un microscopio de inyección con sistema completamente motorizado y el sistema de almacenamiento de los ovocitos y embriones en un banco de nitrógeno donde se mantienen a -196° C, destacan la más alta calidad de trabajo que un laboratorio FIV debe tener.

La ubicación de la clínica también es una decisión fundamental que afecta directamente en el laboratorio. Asegurarse de no estar rodeados de espacios contaminantes es esencial para mantener el aire lo más puro posible ya que se busca tener condiciones de cultivo que sean lo más parecidas al útero materno. “Para eso, en el laboratorio de FIV contamos con unas condiciones ambientales especiales: necesitamos que la temperatura sea estable, que haya una luz tenue para evitar que se produzcan radicales libres y afecten al desarrollo del embrión y además nadie que ingrese al laboratorio puede usar perfume o maquillaje porque todo eso produce compuestos volátiles que afectan al desarrollo embrionario”, explica el Dr. Troncoso.

“Gracias al acceso a la última tecnología en Reproducción Asistida en toda nuestra clínica y a un excelente equipo de especialistas hemos logrado más de 2.600 nacimientos en los 10 años que cumplimos este año en Santiago”, indica el Dr. Troncoso.

Share Button

También te podría gustar...