Chad William Klonsky: “Poner un restaurant será siempre un buen negocio, si se maneja de forma adecuada”

222Actualmente, la industria gastronómica crece a pasos agigantados. Así lo evidencia el “Estudio de Mercado de las franquicias en Chile 2015-2016” elaborado por la Universidad de Chile, el cual sostiene que el 39% de las franquicias que llegan a Chile corresponden al rubro gastronómico, superando sectores como el comercio y la educación.

A esto se suma a que cada vez son más quienes deciden aventurarse con un negocio gastronómico, Según el último estudio de empleo del Instituto Nacional de Estadísticas –INE-, el 80% de los trabajos creados en el último año fueron por cuenta propia, de los cuales el 20% corresponden a negocios relacionados con hoteles y restaurantes.

Si bien el auge de este rubro se traduce en un importante impulso para la economía, montar un negocio gastronómico perpetuable en el tiempo, no es tarea fácil. “Es una lástima tener emprendimientos con buenísimas ideas, pero que no son bien manejados y finalmente desaparecen”, asegura Chad William Klonsky, socio fundador del exitoso restaurant The White Rabbit y que actualmente ofrece, junto a Peter Vanek, asesorías para restaurantes de la mano de su emprendimiento Southern Hospitality / Soho.

Y es que contar con alguien que cocina muy bien y capital inicial, parece no ser lo único necesario para montar un restaurant. “La comida se constituye como un servicio esencial y altamente demandado. Sin embargo el éxito de un negocio culinario depende de la fusión de muchos aspectos que deben ser abordados con cautela, como tener un menú de alta calidad, buena presentación de los platos, un servicio amable y eficaz, buena ubicación geográfica y una correcta administración”, explica Klonsky.

Y agrega: “Es clave la calidad de los productos, el manejo de los costos, estudios de mercado, capacidad de rearmarse ante las crisis y tener el know how del negocio, todo eso unido a una atmósfera adecuada, acorde al cliente que queremos seducir”.

De cualquier manera, el interés por incursionar en estos negocios va en aumento, lo que hace necesario contar con asesorías que aporten a mantener establecimientos rentables y de larga vida. “Si no observamos experiencias de éxito y confiamos sólo en el instinto, es probable que caigamos en el porcentaje de emprendimientos que explotan como una ‘moda, pero que no duran más de cinco años, perdiendo tiempo y dinero”, argumenta Chad Klonsky.

Actualmente, Chad y Peter se encuentran observando diferentes restaurantes en Chile que requieren de una reestructuración o un buen pie de inicio. “Muchos negocios empiezan como empresas familiares o entre amigos, y no siempre se tiene la expertise necesaria para el éxito. Nosotros otorgamos nuestra experiencia, acorde al éxito de nuestro emprendimiento, por medio del cual esperamos ayudar a todos los inversionistas para que puedan lograr sus objetivos y ver prosperar sus negocios culinarios”.