Chadwick y Costanera Center: “Estamos con las manos atadas”