Chile en el pasado: el problema del servicio de vino por copa

222

Lamentablemente día a día vemos que en un país de vinos como Chile, no tenemos la oferta adecuada en restaurantes. Podemos decir que una gran mayoría de los restaurantes no reflejan lo que fuera de Chile es destacado, la gran calidad y variedad de vinos que poseemos, sobre todo a la hora de desear acompañar un plato de comida con una copa de vino.

La oferta de vinos por copa es pobre, no invita a acompañar con vino, si no que a terminar acompañando el plato con una bebida de fantasía, agua o cerveza ya que estas son más fáciles de servir por lo menos a una temperatura razonable. La temperatura de las cervezas es un tema aparte ya que también debiesen tener una temperatura diferenciada dependiendo del tipo.

En primer lugar cuando pedimos una copa de vino y el garzón nos pregunta blanco o tinto ya sabemos que la cosa se viene mal, de seguro este te ofrecerá una sola etiqueta en un par de variedades. Ahí no termina el problema, ya que una vez que elegiste el tinto, este llegará servido a la mesa, sin estar seguro de que es lo que nos ofrecieron, a una temperatura no adecuada y para el que es un bebedor avanzado podrá hasta notar cierto grado de oxidación- lógico que con una oferta de este tipo cuando se abre una botella esta demorará unos días en venderse.

Finalmente vamos a ver el precio, el precio de la copa habitualmente es casi lo que cuesta la botella completa en un súper mercado. Me pregunto si la viña de la etiqueta que se está ofreciendo pensará o analizará que está haciendo un pésimo negocio, ya que en primer lugar la venta debe ser minina por lo descrito anteriormente, que es un negocio a corto plazo y contraproducente ya que es seguro que ese vino será evaluado como un vino de mala calidad y que seguramente ese comensal nunca lo elegirá en la góndola del súper mercado.

Hemos comprobado a través de nuestros clientes, que quienes invierten en mejorar la oferta de vinos por copa en calidad de servicio, en variedad y cuidados de guarda, han mejorado sus ingresos, una buena copa de vino invita a la segunda copa, permite poder probar más de un vino durante una comida o simplemente poder consumir vino cuando se conduce.

La oferta de vino por copas en restaurantes de Chile se quedó en el pasado, en el tiempo en que se castigaba al cliente que pedía una copa para que no la pidiera ya que había que abrirla y asegurarse de que el pagara la botella completa para no tener pérdidas.