Chile ocuparía segundo lugar en inversión extranjera directa en la región en 2012

Chile podría convertirse en el segundo destino con mayor inversión extranjera en América Latina, superando a México, de acuerdo a las proyecciones para el año 2012 del informe Global Investment Trends Monitor, dado a conocer por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

Según este organismo -creado en 1964 por la ONU para promover el comercio de los países en desarrollo, estabilizar los precios de sus exportaciones y eliminar las barreras de entrada a los países industriales- los montos ingresados al país durante el pasado año, habrían llegado a los 26 mil 400 millones de dólares, lo que ubicaría a Chile tras Brasil en la región.

Con este resultado, el país se ubicaría por primera vez en el segundo lugar en América Latina, superando a México y bajo Brasil, que descenderían un 16,5 y un 2 por ciento respectivamente, según proyecciones del organismo internacional, en referencia a las Inversiones Extranjeras Directas (IED).

«Ésta es una gran noticia, que muestra el momento histórico que vive la inversión extranjera en nuestro país. Latinoamérica sería la región que más crecerá en recepción de IED en 2012, y dentro de ella, Chile sería el país que registrará la mayor alza», dijo el vicepresidente ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras, Matías Mori.

Según la Unctad, los flujos de inversión en Chile anotarían un alza de 52,7 por ciento respecto al año 2011, posicionando al país como la séptima economía con mayor crecimiento de su IED a nivel mundial.

Proyecciones 2013

Respecto de las perspectivas para 2013, Mori aseguró tener un optimismo moderado. «Creo que tenemos que esperar una buena cifra de inversión extranjera, pero claramente las proyecciones internacionales indican que éste será un año complejo para la economía internacional, y la inversión extranjera no es ajena a la situación», aseguró.

Mientras la zona de Latinoamérica y el Caribe registrarían en promedio un crecimiento de un 7,2 por ciento, los flujos de IED a nivel mundial anotarían US$1,3 billones, con un 18 por ciento de disminución respecto al año anterior.

Esta cifra, cercana a la registrada en 2009, estaría influenciada por bajas evidentes en los capitales ingresados a Europa y Estados Unidos, y «se debería principalmente a la fragilidad macroeconómica y a la incertidumbre en las políticas para los inversionistas», según acota el informe, dijo Mori.