El índice de Confianza del Consumidor de Nielsen en Chile cayó tres puntos en el cuarto trimestre de 2016, ubicándose en 78. La puntuación del país no ha cambiado mucho al largo de 2016, teniendo como destaque el primer y tercer periodo con 80 y 81 puntos, respectivamente, y permaneciendo por debajo de la línea de optimismo de 100  del índice.

«Con una disminución de la tasa de desempleo y de la inflación en Chile, el índice de confianza del consumidor bajó en Q4’16 en relación al Q3’16. Esta baja en la confianza es el reflejo de una incertidumbre en la economía del país, que todavía es muy dependiente y sigue presentando bajos niveles en los sectores de exportación de commodities (principalmente la minería). Además, la incertidumbre política en Chile también impacta la percepción del consumidor, ya que posibles reformas en los sectores públicos y la orientación del próximo gobierno generan dudas y bajo optimismo», comenta Claudio Czarnobai, líder de la industria Home/Personal Care Nielsen en Chile.

Acerca del momento económico, según la más reciente edición de la Encuesta Global de Nielsen sobre Confianza del Consumidor, Preocupaciones e Intención de Compra, realizada en línea, 69% de los chilenos creen que el país está en recesión, mismo porcentaje que el trimestre anterior y el segundo menor de la región, sólo detrás de Perú. Un 32% opina que la situación seguirá siendo la misma en los próximos 12 meses.

Casi la mitad de los encuestados, 43%, piensa que el estado de sus finanzas personales será bueno de ahora en adelante (vs. 44% Q3). Sin embargo, 55% piensa que las oportunidades de trabajo locales no serán buenas en el mismo período (vs. 57 % Q3). En verdad, la incertidumbre con respecto al futuro laboral sigue como la principal cuestión que más preocupa los encuestados en Chile en los próximos seis meses (45%). Luego después aparece deudas (22%), salud (21%), criminalidad (19%) y equilibrio trabajo-vida (18%).

El consumidor chileno refleja su preocupación siendo cauteloso frente al gasto, buscando alternativas para seguir consumiendo. Un 50% de los consumidores cree que ahora no es un momento tan bueno para gastar dinero en cosas que necesitan o que quieren. Después de cubrir los gastos de vida esenciales, las prioridades de los chilenos para utilizar el dinero sobrante sigue siendo ahorrar (40%), pagar deudas, tarjetas de créditos y préstamos (34%), entretenimiento fuera del hogar (26%) y ropa nueva (19%).

En la medida en que las condiciones económicas mejoren, 40% de los chilenos tienen la intención de seguir comprando marcas más baratas, 28% intentando ahorrar en gas y electricidad y 27% excluyendo gastos con alimentos para llevar al hogar (las tres prioridades clave).

Confianza en América Latina

 

Después de un tercer trimestre positivo, el optimismo de los consumidores latinoamericanos se mantuvo estable y generó que el índice cerrase el año de 2016 con el mismo puntaje (83 puntos) en América Latina. De manera general, la confianza por países no reflejó mayor cambio, a excepción de Perú donde decreció 8 puntos, quedando en 96. En Colombia, el índice se mantuvo en 90 puntos, en México disminuyó un punto (86), mientras que en Chile resultó en 78. Por su parte, Brasil y Argentina tuvieron incrementos de uno y dos puntos respectivamente, para terminar el año en 85 y 75 puntos. En el caso de Venezuela, se mantuvo en 57, pero sigue siendo la confianza más baja de la región.

 

Las mayores preocupaciones de los latinos también no presentaron muchas variaciones. Para los encuestados en línea, la economía de sus países  aún encabeza la lista, seguido por la seguridad laboral (24%) y la criminalidad (24%). Otras preocupaciones relevantes son la salud (17%) y un posible aumento de los precios de los alimentos (17%).Después de cubrir los gastos esenciales, la mayoría de los países latinoamericanos medidos, como México, Colombia, Chile y Argentina, tiene como prioridad ahorrar.