Conoce la otra gripe de la que deberías protegerte este invierno

222Si bien los virus y bacterias están presentes a lo largo del año, es en invierno donde presentan sus brotes infecciosos más complicados. Esto sumado al hecho que los cambios de temperatura y humedad producida por las lluvias debilitan nuestras defensas, es la razón de por qué cada vez que pensamos en la época de invierno es inevitable recordarla como el tiempo en el que todos caemos enfermos.

Pero más allá de las habituales gripes e infecciones de las vías respiratorias conocidas como las “itis” (faringitis, sinusitis, bronquitis, etc.), existe otra gripe a la que deberías prestar atención este invierno: la llamada “gripe estomacal” o norovirus, también conocido como el causante de la intoxicación alimentaria.

Al entrar en contacto con este virus, el cuadro clínico suele tener una duración de 1 a 3 días y sus principales síntomas incluyen: diarrea, vómitos, náuseas, dolor de estómago, posible dolor de cabeza y escalofríos.

Tu cocina alberga mucho más de lo que querrías

Según un informe publicado por el Instituto de Salud Pública de Chile, este virus reconocido mundialmente como una de las principales causas de gastroenteritis aguda, suele tener una mayor incidencia de brotes en los meses de invierno.

El norovirus es extremadamente contagioso y suele presentarse en ambientes cerrados y con agua, donde sobrevive largo tiempo. Por lo mismo la cocina suele ser uno de los focos importantes dentro del hogar a los que hay que prestar atención ya que es a través de los alimentos que este virus llega a nuestras cocinas.

Los alimentos más comunes en los que el norovirus puede estar presente, son los vegetales con hojas como la lechuga, las frutas frescas y mariscos. Sin embargo, puede contaminar otros alimentos (y superficies) al entrar en contacto con ellos provocando una contaminación cruzada.

Al respecto Daniel Nuñez, Chef Ejecutivo de Unilever Food Solutions, comenta que “La forma de contraer las bacterias o virus que hay en la cocina es tan fácil como utilizar el mismo cuchillo para elaborar comidas que estaban contaminadas y luego para otros alimentos, sin desinfectarlo. A esta mala práctica se le conoce como Contaminación Cruzada, que es cuando las bacterias de un alimento contaminado pasan a otro no contaminado a través de utensilios como: el cuchillo, las tablas de cortar o una cuchara para revolver”, explica Nuñez.

Otros lugares en los que las bacterias se acumulan son el lavaplatos y la esponja de lavar. Esta última, puede albergar hasta 200.000 bacterias más que un inodoro, según informa un estudio publicado en el Journal of Environmental Health.

Por esta razón Quix y su nuevo producto Antibacterial que elimina el 99,9% de las bacterias, comparte una serie de consejos para evitar el norovirus y otros tipos de bacterias en la cocina.

¿Cómo prevenir un contagio del norovirus y otras bacterias?

  • Lava bien las frutas y vegetales, y cocina los mariscos adecuadamente antes de comerlos.
  • Desinfecta las superficies posiblemente contaminadas de la cocina, como el mesón y lavaplatos.
  • Utiliza Quix Antibacterial para desinfectar los utensilios que utilizas para cocinar y para evitar la proliferación de bacterias en tu esponja.
  • Si ya contrajiste el norovirus, lava bien tu ropa y lencería que pueda haberse contaminado, en el ciclo de lavado más largo de la lavadora y luego sécalos empleando secadora.
  • Si sueles cocinar para más personas, evita el contacto con alimentos hasta tres días después de haberte recuperado para no contagiar a otros.