Consejos de Bonella para preparar el cuerpo para el verano

De a poco las temperaturas van subiendo y nos vamos dando cuenta que cada vez falta menos para que llegue el verano. Todas queremos llegar de buena manera para poder disfrutar a concho la mejor época del año. Para esto, es necesario empezar a realizar alguna actividad física.

La práctica habitual de actividad física y deporte aportan numerosos beneficios para la salud. Hay que tener en cuenta que en verano se debe evitar la actividad en las horas de más calor y, que debemos consumir más agua de la habitual para evitar la deshidratación. La regla general para mantener un adecuado estado de hidratación es tomar agua antes, durante y después de la actividad. Junto con estas precauciones hay que adoptar otras como el uso de protección solar (cremas y gorro).

– Una de las actividades que podemos realizar en la playa o en la piscina es nadar. La natación, además de refrescarnos y bajar la temperatura del cuerpo es uno de los deportes más completos con el que se ejercitan todos los grandes grupos musculares como los de los brazos, la espalda y las piernas. Todo esto combinado con una alta actividad aeróbica que también evita los duros impactos en las articulaciones.

– Correr o andar a un paso ligero, es un ejercicio que puede hacer todo el mundo sin realizar un gran esfuerzo. Andar previene enfermedades como la osteoporosis y ayuda al buen funcionamiento de las articulaciones, beneficiando al cuerpo, además, de la relajación que producen las actividades que se desarrollan al aire libre.

– Andar en bicicleta es otra de las actividades que se realizan al aire libre y que permite, de esta manera, disfrutar del lugar de vacaciones a la vez que realizamos un ejercicio completo y que pueden hacer desde los mayores hasta los más pequeños.

Como podemos ver, estos ejercicios son muy fáciles de hacer, lo único que necesitamos es la motivación y un poco de tiempo. Existen multitud de ejercicios igual de sanos y divertidos que ayudarán al cuerpo a mantenerse activo y continuar con una rutina sana para el organismo. Además no olvides mantener una dieta sana y equilibrada.