Consumo mundial de vino dejó de caer en 2011 tras cuatro años