Cyber Monday 2013, una nueva prueba a las redes nacionales

El término “Cybermonday” comenzó a instalarse en la mente de los chilenos en 2011, y poco tiempo después, se alzaba como imperdible, como “el” evento del año. Las redes sociales, prensa, radios, portales web, y la TV, permitieron que los expertos del ciber-espacio, compradores asiduos por Internet, y todo aquel que sintiera curiosidad, pudieran acceder a las imperdibles oportunidades que el comercio on-line tiene en su día de fiesta. El 2012 impuso records en términos de visitas a sitios participantes, sumando más de cinco millones de visitas, cinco veces más que un día normal y el doble registrado en 2011.

La Cámara Chilena de Comercio señaló que el número de visitantes de la versión 2012 superó con creces a su antecesora, generando un 40% más de transacciones que en 2011. La navegación en las redes se por una clonación de datos, al  la hora de preparar su tarjeta de crrtunidades se replica de tal manera, como la factibilidad seser multiplicó por varias veces más que un día normal, donde los chilenos – preferentemente – eligieron navegar por el área del retail. La evaluación que hacen los usuarios nacionales de las plataformas e-commerce en nuestro país es mejor que el año anterior, pero persisten las dudas de cómo se comportarán los sistemas, las redes y, por sobre todo, la seguridad.

Pese a que datos entregados por el SERNAC indicaron una dramática caída en el número de reclamos en relación a la última edición -un no despreciable 82% menos- hubo varias quejas por distintos motivos. Los que más se repetían indicaban que algunos sitios se caían y no se podía acceder a ellos; otros tenían relación con que algunos descuentos no coincidían con lo esperado; o bien – y donde se encendieron las alertas- al momento de concretar la compra el pago no se podía realizar quedando “colgada” la página, lo que generó preocupación de los visitantes y desconfianza por no tener certeza de qué es lo que estaba ocurriendo con sus datos, claves y seguridad.

Desafíos para las empresas

La meta para las compañías participantes es, sin duda, proteger y reforzar la capacidad de sus portales para recibir un flujo de visitas inusual en un corto período de tiempo. Cifras entregadas por la SUBTEL, indican un aumento en el acceso a internet en los últimos doce meses, pasando de un 34% en 2012 a un 41% en 2013, y tomando en cuenta que las conexiónes de banda ancha móvil duplicaron a las fijas con un crecimiento exponencial de un 50%, la seguridad para este evento debe ser a toda prueba.

Andrés Muñoz, Gerente de Consultoría y Seguridad de NovaRed, comenta que “la raíz del problema es que generalmente la capacidad de los servicios on-line está planificada para soportar cargas ‘promedios’. Sin embargo, este tipo de eventos y su rápida forma de difusión vía redes sociales y medios de comunicación obliga a las empresas a estar preparadas para soportar cargas ‘peak’, las cuales serán cada día más exigentes y superarán con creces las sostenidas en eventos anteriores, debido, justamente, a que fechas como el CyberMonday se transforman en una gran oportunidad para que los consumidores encuentren ofertas muy convenientes. Lo que no hay que perder de vista es la seguridad de nuestros datos.”

El experto en seguridad señala que “se hace muy necesario que las empresas inviertan en plataformas flexibles y escalables, las cuales puedan adaptarse dinámicamente a estas cargas transaccionales concentradas y temporales”.

Clientes preocupados

Pese a los avances en materia de seguridad informática, aún persiste la sensación de desconfianza por parte de las personas a la hora de realizar compras por internet. Las razones son –en la mayoría de los casos- la falta de información de seguridad y de las maneras en que se hacen las transacciones, así como también, la preocupación en entregar datos de tarjetas de crédito por miedo a que éstas sean clonadas.

Seguridad es el término que más se repite y a la vez, el principal tema que complica a los usuarios. Para esto, el  ejecutivo de NovaRed recomienda “comprar en tiendas reconocidas que pueden responder frente a algún problema; poner atención que al realizar las transacciones con tarjetas de crédito nacionales, éstas sean vía webpay, la cual garantiza que la compra va a requerir de una contraseña que disminuya la posibilidad de que los datos sean capturados por un desconocido; usar computadores de confianza para realizar las transacciones, los cuales cuenten con las medidas mínimas de seguridad como un antivirus; no realizar este tipo de transacciones en CyberCafes ni nada similar, dado que estos son los lugares predilectos de los hackers para infectarlos con malwares y robar la información sensible que realicen en dichos PC’s”.

La empresa de seguridad informática identifica los dos tipos de ataques más comunes que utilizan los hackers para engañar a los usuarios: el phishing y los sitios maliciosos que aparecen en los motores de búsqueda. El primero corresponde a un tipo de estafa que explotan mediante Ingeniería Social, con el objetivo de intentar obtener de un cliente sus datos, como claves, cuentas bancarias, números de tarjeta de crédito, identidad, etc. El segundo apela al desconocimiento del cliente, entregando un falso sentido de confianza del sitio que se visita al entrar a los primeros que aparecen en el buscador. De esta manera, muchos hackers hacen que sus sitios -que simulan sitios reales- aparezcan en los primeros lugares de los sitios de búsqueda, con esto consiguen que el cliente de manera errónea entre a ellos y realice compras o entregue información sensible como sus datos, claves, cuentas bancarias, números de tarjeta de crédito, identidad, etc., lo cual utilizan posteriormente para realizar estafas o fraudes a sus cuentas. Muñoz agrega que “el phishing puede producirse de varias formas: con un simple SMS a su teléfono móvil, mediante una llamada telefónica, una web que simula una entidad de confianza, una ventana emergente (Pop-Up), y la más usada y conocida por todos, la recepción de un correo electrónico”.

Para concluir, el experto comenta que “es importante que los consumidores tomen todas las medidas para evitar ser víctimas de estafas virtuales, cuestionando todo, preguntando a las empresas oferentes por garantías que les den tranquilidad de que su compra será segura y tendrá un respaldo en caso de alguna falla, y principalmente ustedes como clientes asegurarse de usar siempre sitios conocidos; si se va a pagar con tarjetas de créditos, idealmente utilizar la fórmula de tarjetas de crédito virtuales si su banco tiene dicho servicio; y por último, siempre que se tenga que pagar online, que sea mediante Webpay, que es una plataforma con un nivel de seguridad alto, y que ofrece bastante tranquilidad al usuario al pagar por dicho medio”.