Da elegancia a tus espacios con tonalidades crema

Cuando pintamos muchas veces utilizamos el color blanco porque combina con todo y no pasa de moda. En el mes de septiembre Ceresita te invita a utilizar tonalidades crema, que también tienen como característica la versatilidad y la atemporalidad, dando a tus espacios la calidez que el clásico blanco no logra.

El crema es un color que se le identifica como tranquilo, suave, refinado, luminoso, delicado, sobrio y elegante. La variedad de matices de esta tonalidad se mueve entre los que podríamos catalogar como colores cálidos, pero suaves.

Se percibe como un color elegante cuando se utiliza como decoración monocromática. Es ideal para iluminar espacios oscuros, agrandar sitios pequeños, subir techos bajos.

Según Paula Carrasco, decoradora de Ceresita, el crema es atemporal y versátil, no sigue modas, es perfecto para iluminar los espacios oscuros y es el conector ideal para unir los distintos colores en el hogar y uniformar la casa en su conjunto. “Combina muy bien con colores saturados como azules, verdes, naranjos, rojos, violetas, castaños, rosas, etc. Si se quiere que no sea tan neutro, se puede ambientar con muebles grandes y de madera oscura, con cortinajes de colores fuertes para darle vida y movimiento al espacio”, afirma la profesional.

Una de sus ventajas es que puede utilizarse como excelente fondo para emplear técnicas decorativas como el trapeado o esponjado. Así logra crear un contraste entre el color del fondo y una tonalidad, generalmente más oscura, que no recubre toda la pared para dejar a la vista el colorido crema o marfil. También sirve de contraste con elementos decorativos como cenefas o cuadros, e incluso tras los muebles de tonos oscuros. En el feng shui se recomienda utilizar el color en espacios como home office o escritorio, el estudio, el taller, la biblioteca la sala de meditación o el dormitorio.