Sergio Salazar, Gerente General de ALTO: “Durante las Fiestas Patrias aumentan los intentos de hurto de carnes y licores”

El hurto y el “robo hormiga” son flagelos que permanentemente afectan a los supermercados de nuestro país. A pesar de que la legislación ha tratado de contribuir a su disminución, estos delitos se mantienen y se vuelven más frecuentes en temporadas del año como las Fiestas Patrias.

Para conocer más detalles de lo que ocurre hoy y lo que se espera para los próximos días, conversamos con Sergio Salazar Arrivé, Gerente General de ALTO, empresa especializada en disminuir las pérdidas patrimoniales por delitos o malas prácticas en los supermercados.

¿Cómo calificaría el actual estado de los hurtos en los supermercados?

Según datos obtenidos desde la red ALTO, los incidentes registrados durante el primer semestre del año 2012 en su red de protección, han disminuido en torno a un 12% respecto a igual período del año anterior, sin embargo estamos en la parte de la curva en donde comienzan a aumentar este tipo de delitos a medida que nos acercamos al término de año. En este segmento, las pérdidas asociadas a este tipo de delito, generan una pérdida cercana a los 270 millones de dólares anuales. Esto implica cifras que bordean el 1,5 al 2,5% de las ventas, llegando en casos excepcionales a los 2 dígitos, en empresas que necesitan rápidamente una terapia intensiva, con acciones disuasivas permanentes y medidas novedosas que eleven el costo de oportunidad de delinquir. Actualmente, los autores de hurto son castigados con prisión y multas que pueden superar los $160.000 y en caso de reincidencia se aplican mayores penas de prisión. En este sentido, ALTO ha logrado reducir en un 50% las pérdidas por robo hormiga, a través de su modelo de prevención, disuasión y sanción, en conjunto con sus clientes y entes persecutores. Su modelo no sólo persigue penalmente a los infractores, sino que también genera ambientes laborales más seguros, mejora la identidad de las empresas, así como también el clima laboral. Actualmente los incidentes que pasan por ALTO representan más del 65% de los delitos de esta naturaleza que ocurren en el país.

¿Cuáles son los productos más robados?

Los productos más robados en supermercados se concentran en la denominada “mercadería impulsiva”, con un 20% de los hurtos. Le siguen “Alimentación” y “Salud y Bienestar”. Este “cliente no deseado” se caracteriza por robar productos de fácil reducción, para luego venderlos en los mercados negros o ferias ilegales. En general, todo producto que se encuentre cerca de las salidas o sea fácil de esconder.

¿Qué se espera para la temporada de compras de Fiestas Patrias?

Estadísticamente, en esta temporada de Fiestas Patrias aumentan los intentos de hurtos de carnes y licores. Ambos productos los más apetecidos en esta época según nuestros estudios. También sabemos que en su mayoría, estos productos están destinados al consumo personal. En ese sentido, en todas las épocas donde se producen hurtos estacionales generamos acciones preventivas específicas para toda nuestra red de protección que permiten contener estos incidentes.

¿Cuál es el monitoreo que realizan respecto de estos delitos?

Nuestro sistema de registro de incidentes online, el más completo de América Latina, nos permite estar las 24 horas monitoreando y siguiendo los incidentes, realizar informes estadísticos, saber quiénes son reincidentes, sus modus operandi, establecer patrones de conducta, saber quiénes roban y por qué lo hacen. Este conocimiento es la base de nuestro modelo de gestión, que combate la globalidad del problema, impulsando cambios conductuales y culturales.

En este sentido, la prevención es muy importante. Aquí es donde ocupamos nuestro marketing disuasivo, que busca cambiar conductas y convencer a los delincuentes de no reincidir en los lugares protegidos por ALTO.

¿A qué tipo de establecimientos les brindan asesoría frente a estos delitos?

Actualmente trabajamos con la mayoría de los principales retailers del país, tanto supermercados y grandes tiendas, así como también con centros logísticos, empresas sanitarias, autopistas, comercio mediano y pequeño, AFP y otros. Esto significa que el espacio para los delincuentes es cada vez menor, dada la red “solidaria” que genera ALTO aumentando sistemáticamente su capacidad sancionatoria.