El contraataque de los bancos y el retail ante la cruzada fiscalizadora del Gobierno