El lápiz como terapia

Lápices de coloresColorear no sólo es cosa de niños. Los adultos ahora han vuelto a tomar los lápices, como mecanismo para promover el relajo, la calma y la concentración. Se trata de una terapia que se ha convertido en tendencia en todo el mundo. Por eso, BIC Chile nos invita a disfrutar pintando, con estas buenas ideas.

El secreto de pintar mándalas: Desde hace algunos años las librerías nacionales cuentan con una nutrida oferta de libros para colorear mándalas. Para quienes no los conocen, son dibujos circulares en formas concéntricas que tienen su origen en la India, creados como representaciones del universo. Estos han sido utilizados por diversos psicólogos como técnica de relajación y armonía.

  • Libros de adultos para colorear: Esta tendencia, que ha ido sumando adeptos en todo el mundo, se explica por una necesidad de darnos un espacio para desconectarnos de nuestras preocupaciones, concentrándonos en una actividad relajante como es colorear. Quienes lo practican señalan que se reencuentran con este bienestar olvidado que experimentaban en la infancia. En el comercio ya existe una larga lista de títulos de libros para colorear, dirigidos a adultos. Además, en Google es muy sencillo encontrar tanto mándalas como ilustraciones con frases y ejercicios provocadores, reflexivos o llenos de humor.
  • Formar un grupo para pintar: Ahora que comienza el período más frío del año, esta actividad puede ser una gran alternativa para divertirnos en compañía o bien para pasar un momento especial con nosotros mismos. Colorear, dibujar o expresarse nos conecta con nuestro lado creativo. Además, estimula áreas cerebrales relacionadas con la motricidad y los sentidos. Y si se trata de motivar a otros, una buena idea es mostrar cada obra creada a través de las redes sociales.

 

  • Escribir: Al igual que colorear, la escritura es una práctica que aporta múltiples beneficios. Según diversos estudios científicos, se ha podido determinar que escribir manualmente desarrolla destrezas motrices, además de beneficiar nuestra memoria, salud mental e incluso inmunológica. Su práctica no es sólo catártica. También nos permite ordenar nuestros objetivos y prioridades, al igual que asimilar nuestras experiencias, dándoles un nuevo sentido. Algunos consejos para fomentar a escritura son: comenzar un diario de vida, llevar un registro de ideas, anotar nuestros sueños, realizarnos preguntas y responderlas, escribir cartas a nuestros seres queridos, proponernos nuestras metas anuales o tomar un taller de escritura autobiográfica.