ERBI, recuperando la esencia del almacén antiguo, pero con precios bajos

Una simple conversación puede transformarse en negocio, si se tiene el ímpetu para decantar esa buena idea en realidad. Así le ocurrió a Claudio Engel, uno de los propietarios de los Supermercados ERBI, quien reunido con un grupo de amigos y ex alumnos de la Universidad Wharton de Estados Unidos, decidió incursionar en el food retail con un nuevo emprendimiento basado en las experiencias de los supermercados Aldi de Europa- el mayor exponente de los hard discount en el mundo- y BIM, su símil en tierras turcas, que posee en la actualidad alrededor de 1.700 sucursales en ese país euroasiático.

Tal y como cuenta este empresario, “la idea era abrir un supermercado que cumpliese con las siguientes características: precios baratos, marcas exclusivas de gran calidad y una atención personalizada al público”.
Y logró su cometido, abriendo la primera sucursal de Pudahuel el 29 de junio de 2007. Hoy y a casi tres años de esta proeza, ERBI cuenta con 59 locales distribuidos entre la Región Metropolitana, V y VI.
“Creo que lo que nos distingue del resto de los retailers es la comodidad que le ofrecemos a nuestros clientes. Nos encontramos cerca de sus casas, hemos seleccionado nuestros productos de forma que encuentren lo que buscan fácilmente, los atiende siempre la misma persona y les otorgamos precios baratos.

Además, hemos desarrollado marcas exclusivas, de excelente calidad y a precios increíbles, como por ejemplo, Tiki Taka, Opa&Oma, Doña Renate, Stu y muchas otras.
Por otra parte, logramos brindar mejores precios, ya que ahorramos en todos los gastos que no le agregan valor a nuestros clientes y eficientamos al máximo nuestros costos, buscando siempre mejorar la rentabilidad de cada metro”.

Pero todo lo anterior no podría ser posible sin los trabajadores, éste es el mayor secreto. Trabajar en ERBI es entretenido todos los días, puesto que todos son mutifuncionales. No existen las labores tediosas. Todos ayudan a reponer la sala, a hornear el pan o a atender la caja. Esto contribuye a una mayor empatía con el cliente: “Desde el punto de vista de la atención, al ser nuestras salas más chicas y abiertas y con góndolas bajas o dispuestas sólo a los lados, nuestros reponedores y vendedores pueden acercarse al público y ofrecerles directamente sus productos y aconsejarlos en su compra”, señala Engel.
Y aunque hasta el momento han invertido prácticamente nada en publicidad, su mejor forma de darse a conocer ha sido la recomendación de boca a boca, la entrega de folletos y la difusión en espacios radiales de los pueblos.

Si a control de calidad se refiere, ERBI se basa en un sistema alemán que lleva a la plana ejecutiva a tener reuniones de compras periódicas donde el gerente general, los gerentes de ventas, el gerente comercial y los compradores exponen y discuten cuáles serán las ofertas de la próxima semana, qué productos merecen entrar y cuáles deben sacar, definiendo en la misma oportunidad catas de productos que se hacen con diferentes personas prenominadas y en el que los “catadores” deben rellenar un formulario en el que dan sus apreciaciones.

Lo que viene

Dirigidos a un público objetivo preferentemente C2, C3 y D, los supermercados ERBI también han incursionado con algunas tiendas en los estratos altos como Chicureo, Concón y Vitacura y hoy con la llegada del nuevo Gerente General, Enrique Pagola, desde Ok Market, ven la necesidad de dar a conocer a un mayor número de personas su propuesta: “Por lo mismo, decidimos invertir en una campaña publicitaria, que la gente nos conozca por los testimonios espontáneos de nuestros clientes a los cuales les encanta nuestra propuesta”, cuenta Engel.

En estos momentos se encuentran planificando la segunda etapa de expansión de la cadena. Durante 2009 crecieron de 21 a 58 locales- “queremos darnos a conocer más, mejorar nuestra tienda, el surtido y la exhibición, y de a poco lo hemos logrado, pues incrementamos cerca de un 70% las ventas en marzo comparadas con el año anterior” dice el nuevo Gerente General.
Según sus estimaciones, el proyecto debería llegar a 200 sucursales a nivel de territorio nacional, enfocado en cinco polos de distribución entre Arica y Puerto Montt: “Queremos que la gente nos perciba como el food retail que ofrece los mejores precios del mercado y lo estamos consiguiendo con calidad, atención personalizada y rápida y -lo mejor- con precios baratos”, sostiene Pagola.

Por último, el Gerente General se muestra positivo al dilucidar la situación que tendrá este lado del retail este año: “Creo que día a día las personas están valorando mas los beneficios que le entrega este modelo de retail: muy cerca de su casa, con compra rápida y atención cercana. Pero lo más importante es que también se están dando cuenta de que ya no hay que pagar de más por esto, sólo hay que esperar que se instale un ERBI cerca”.