Exitoso seminario sobre uso de nemátodos para control del burrito de la vid

El Burrito de la Vid Naupactus xanthographus, considerada plaga primaria de las vides y frutales, cuyo daño es causado por larvas y adultos, tiene además connotación cuarentenaria para algunos mercados de exportación.

El estudio consideró la selección de los aislamientos o cepas de nemátodos más efectivos que matan al burrito de la vid y posteriormente fueron evaluados en laboratorio y campo ensayando diversas formulaciones que mostraron ser efectivas y con un efecto prolongado. Los resultados son promisorios e indican que el uso de nemátodos es una muy buena herramienta para incluirla el Manejo Integrado de Plagas en vides, berries y otros frutales.

Los ensayos realizados en los predios de las empresas asociadas al proyecto mostraron una alta efectividad del nemátodo sobre la plaga, la que se manifiesta específicamente sobre las larvas, que son las que causan el daño a las plantas.

Respecto a los resultados obtenidos en este estudio se observó que de los 82 aislamientos evaluados de nemátodos entomopatógenos, 37 superaron el 60% de mortalidad. De estos, se seleccionaron dos aislamientos que alcanzaron los mayores porcentajes de mortalidad sobre larvas de burrito de la vid y que correspondieron a las especies Steinernema unicornium y S. feltiae. El primero mostró un 90% de mortalidad de larvas, en tanto el segundo un 70%.

S. unicornium  es una  especie originaria del sur de Chile y hasta ahora sólo reportada para nuestro país. El tiempo letal (TL 50) para el 50% de las larvas de los aislamientos seleccionados se encuentra en un rango de entre 11,9 días y de 19,6 para estos dos aislamientos.

El burrito de la vid

El burrito de la vid provoca ataques severos pudiendo llegar a comprometer severamente la producción. El daño produce debilitamiento de la planta y enanismo afectando a un gran número de especies frutales tales como vid, frambuesa, arándano, ciruelo, duraznero, guindo, níspero, entre  otros.

Los adultos consumen las hojas y brotes y las larvas se alimentan de las raicillas, lo que afecta la absorción de agua y nutrientes y causa un deterioro progresivo de la planta. Los adultos consumen follaje, principalmente durante la brotación, pudiendo disminuir el rendimiento hasta en un 50 %. El control químico es difícil debido al extenso período de emergencia del adulto y los hábitos crípticos de la larva.

Solo en la Región de Valparaíso existen más de 12 mil hectáreas de parronales, que representan el 24,4% de la superficie nacional. En el caso de los viñedos la superficie nacional sobrepasa las 110.000 hectáreas. Por ende, el uso de nemátodos y también de hongos entomopatógenos es una opción que hoy surge con fuerza para el control de plagas tanto en producciones convencionales como orgánicas y biodinámicas y se vislumbra como una opción muy interesante para disminuir la carga de plaguicidas.

Algunos procesos y productos para la producción comercial de esta tecnología podrán ser patentados lo que es un estímulo para que una o más empresas puedan poner en el mercado y a disposición de los agricultores un biocontrolador efectivo para el control de burrito de la vid. Por lo anterior, es fundamental que una o más empresas se interesen en producir y distribuir esta tecnología.

Cómo actúa el nemátodo?

El ciclo de vida de cualquier especie de nemátodo entomopatógeno (NEP) consta de huevo, cuatro estados juveniles y adulto. El tercer estado juvenil, también denominado “dauer”, es el que posee la capacidad infectiva, es decir, que entra al insecto a través de sus aberturas naturales (espiráculos,  boca y ano), ingresan al hemocele, donde regurgita la bacteria simbionte que portan en una vesícula cercana a la boca. La bacteria se multiplica en el hospedero, en este caso en la larva burrito de la vid (en el suelo) y destruye los tejidos y la hemolinfa (líquido circulatorio de los artrópodos), ocasionando su muerte por una septicemia generalizada.

Datos del estudio

El seminario de cierre del proyecto financiado por INNOVA CORFO “Mejoramiento de la gestión ambiental en la producción de uva mediante el control del burrito de la vid (Naupactus xanthographus) a través de la selección de aislamientos nativos y desarrollo de formulados de nemátodos parásitos”, donde se dieron a conocer estos resultados se denominó “Nemátodos entomopatógenos para el control del Burrito de la Vid y otros curculiónidos”.

Este proyecto se desarrolló durante tres años (2009 – 2012) entre la Región de Valparaíso y la Región del Biobío y fue conformado por un equipo de trabajo  de  investigadores y técnicos de los centros del INIA La Cruz y Quilamapu (Chillán).