Expectativas de jefes de hogar frenan su recuperación tras el terremoto