Grandes empresas refuerzan sus sistemas de seguridad por alza de ataques cibernéticos