ILas tiendas británicas se oponen al monopolio digital de Steamnternacional: