Índice de Ausentismo Laboral por enfermedad o accidente común alcanza al 5,27% a nivel nacional

Primer Estudio de Ausentismo Laboral producido por Licencia Médica Común:

• De acuerdo al análisis efectuado por la CCS e Inmune, la cifra representa un aumento del 1,32% en comparación con el periodo 2016-2017.
• Se estima que entre septiembre de 2017 y agosto de 2018 se perdió -en promedio- 10,4 días por trabajador a causa de licencias médicas comunes.
Santiago, 18 de octubre de 2018.- En el marco del Seminario de Productividad y Ausentismo, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) en conjunto con Inmune, dieron a conocer el Primer Estudio de Ausentismo Laboral provocado por Licencia Médica Común con el fin de identificar la realidad estadística de las ausencias en empresas del país, junto con identificar las causas y efectos de éstas en la productividad y el bienestar laboral de las compañías y de sus colaboradores.
Como antecedente, se estima que el 80% de las licencias médicas que se emiten cada año corresponden a subsidios por enfermedad o accidente común, los cuales están representados por enfermedades, causas traumatológicas o trastornos mentales a raíz de circunstancias no laborales. (se excluyen de esta categoría todas las ausencias relacionadas con la maternidad y accidentes del trabajo). No obstante, cerca del 30% del gasto por licencias médicas en el sistema de salud se debe también al pago de subsidios injustificados, según informes de la Superintendencia de Salud.
Frente a esta realidad, la CCS e Inmune elaboraron este estudio, a partir de una muestra de cerca de 50 mil trabajadores de distintos rubros y más de 74 mil licencias, el cual concluye que el Índice de Ausentismo por enfermedad o accidente común alcanza a un 5,3% entre septiembre de 2017 y agosto de 2018; un aumento de 1,32% en comparación al mismo periodo del año anterior (2017-2016) cuando fue de 5,20%.
“Existen diagnósticos, modelos de prevención y de control mal ejecutados ligados al ausentismo laboral que pueden impactar negativamente a las empresas a nivel operacional y en sus índices de productividad y bienestar, por lo que es relevante hacer una radiografía del ausentismo y establecer indicadores que nos permitan dar con sus causas y soluciones según la necesidad de cada rubro”, explica Álvaro Díaz, gerente general de Inmune.
Por su parte, el gerente de estudios de la CCS, George Lever, señaló que “el estudio apunta a generar un mayor conocimiento de la problemática que hay detrás, de manera que podamos administrar como país el fenómeno de los costos que involucra el ausentismo, hacer más eficiente la forma en que lo abordamos y por lo tanto mejorar nuestros indicadores de productividad gracias a una mayor eficiencia del sistema”.
Agregó que “uno de los costos más importantes en términos conceptuales, es el que se origina en aquellas licencias que se toman en forma indebida, que representan posiblemente unos US$400 millones anuales, considerando que se estima que al menos un 23% de los montos pagados corresponden a este tipo de licencias, que en rigor no debieron ser otorgadas, con descansos que no debieron ser utilizados, con todo los costos para los aportantes al sistema (los trabajadores) y para la productividad del país que eso implica”.
Según el estudio, la estación con mayor ausentismo laboral es el otoño, registrando un 5,6%, mientras que el ausentismo más bajo se da en primavera, con un 4,9%. Las tasas más altas de ausentismo se presentan en los meses de marzo y julio, y las más bajas en septiembre y diciembre. Un 14,9% de las licencias corresponde a días viernes, el más alto de la semana, seguido por los jueves y miércoles. El tanto, el domingo es el día con menor cantidad de licencias.
Ausentismo por rango etario
El mayor porcentaje de ausentismo laboral se presenta entre los trabajadores de 55 años o más, mientras que el ausentismo más bajo se encuentra en los trabajadores de 20 a 34 años. No obstante, el estudio destaca que en este último rango las licencias médicas aumentaron un 22% en los últimos 12 meses; en contraste con los mayores de 35 años, que se mantuvieron prácticamente constantes, con un aumento marginal de 0,1%.
Al analizar la estacionalidad según edad, los menores de 19 años tienen un ausentismo más alto en primavera y verano, mientras que desde los 35 a 64 años éste es más alto en otoño e invierno. En cuanto a los meses, se registra que los trabajadores menores de 19 años tienen mayor ausencia entre marzo y abril, mientras que los mayores de 55 años tienen se ausentan más desde julio hasta octubre.
Ausentismo por género
El estudio reveló que las ausencias del trabajo por enfermedad o accidente común en hombres es de un 3,3% entre septiembre 2017 y agosto 2018. En cuanto a las mujeres, se observa que alcanzaron un índice de ausentismo de 7,4%, que, siguiendo la tendencia internacional, supera ampliamente al de los hombres.
Ausentismo por rubro
A nivel de sectores de actividad el rubro Construcción con un 8,8%, representado por los servicios externos para este rubro tales como el aseo, casino, entre otros. A éste le sigue Servicios con un 6,1%, correspondiente a entidades financieras, de salud, de enseñanza, de administración pública o inmobiliaria. En tercer lugar se encuentra el Comercio con 5,6% de ausentismo.
Mientras, las cifras de ausentismo más bajas las registra Agricultura y Pesca con un 3,8%; la industria manufacturera con un 4,6% y Minería con un 5,2%.
A partir de los datos analizados, se estima que entre septiembre de 2017 y agosto de 2018 se perdieron en promedio 10,4 días por trabajador a causa de licencias médica común. Durante el período previo, este indicador llegó a 9,3 días perdidos por trabajador.
En esta misma línea, el estudio enfatiza que, en general, los efectos sobre la productividad del ausentismo por licencia médica común se relacionan principalmente con la pérdida de tiempo de trabajo de la persona afectada, la menor productividad de su reemplazante y la menor productividad del trabajador afectado cuando, pese a estar en condiciones disminuidas, se presenta a cumplir sus funciones.
“Cuando se educa a la población en que el ausentismo laboral por licencia médica, sobre todo cuando ésta es injustificada, nos afecta a todos debido a que éstas se financian con nuestro 7%; más que lograr ambientes de mayor control se logra comenzar un cambio cultural tanto en la conducta del trabajador hacia su trabajo, como en la del empleador hacia cómo hacer empresa. Este cambio cultural nos permitirá mejor clima laboral y mejor calidad de vida”, explica Álvaro Díaz.

Acerca de Inmune
Inmune es una organización experta en licencias médicas que nació el año 2009, con el fin de gestionar el impacto de la licencia médica al interior de las empresas. A través de nuestro trabajo, buscamos educar a toda la estructura organizacional de las empresas en torno a los beneficios asociados al buen uso de las licencias médicas y de esta manera, advertir sobre los riesgos que implica su uso injustificado. La licencia médica es un derecho para recuperar la salud y su buen uso nos beneficia a todos.