IPeCo: Confianza de los consumidores continúa a la baja

El Índice de Percepción del Consumidor (IPeCo) experimentó una leve caída de 1,4 puntos en marzo, alcanzando los 138,1 puntos.

Con esto, la percepción de los consumidores se mantuvo en un nivel optimista, aunque con una gradual tendencia a la baja desde su valor máximo en enero, de acuerdo a lo establecido en el estudio que elabora mensualmente el Centro de Estudios en Economía y Negocios (CEEN), de la Universidad del Desarrollo, en conjunto con Mall Plaza.

“El resultado, levemente se ha ido influenciando por las turbulencias macrofinancieras externas. Sin embargo, aún se encuentra en un rango positivo, lo que es reflejo del buen desempeño de la economía chilena, con un crecimiento sólido y estable, bajo desempleo y baja inflación”, señala el texto.

Sin embargo, advierte que el Imacec en febrero creció solamente 3,8% anual, inferior a las expectativas, lo que indicaría una desaceleración, mientras que la variación del IPC durante marzo fue de 0,4%.

“El desempleo también aumentó marginalmente a un 6,2% según el INE en el trimestre diciembre-febrero con lo que se espera un gradual retroceso en la confianza de los consumidores en los próximos meses”, indicó el informe.

Se explicó que la pequeña caída del IpeCo se debe principalmente por el subíndice coyuntural que aumentó 3,1 puntos, mientras que el subíndice de expectativas retrocedió levemente 3,1 puntos hasta los 117,1.

Para entender el leve aumento del Índice Coyuntural, se debe observar qué sucedió con las variables que lo componen, es decir, situación económica actual y desempleo actual. En relación a la primera pregunta, los pesimistas determinaron el resultado, debido a que en marzo alcanzaban el 8% de las respuestas, mientras que en abril representaron el 14,2%.

Con respecto al desempleo actual, se observaron resultados positivos, ya que aumentaron los optimistas y disminuyeron los pesimistas en magnitudes bastante similares (8,1 y 7,4 puntos porcentuales respectivamente).

“En relación al Índice de Expectativas, que es el que pondera las variables de percepción acerca de la situación económica, ingreso familiar y desempleo, contempladas en un horizonte de 12 meses, registró resultados mixtos. La percepción sobre la situación económica futura declinó, debido principalmente a una disminución de los optimistas, que en marzo alcanzaron un 53,6% de los encuestados. Por otro lado, la percepción sobre ingresos futuros se mantuvo en un nivel neutral por quinto mes consecutivo, luego de un aumento de los optimistas y pesimistas. Por último, en relación al desempleo futuro éste también retrocedió como resultado de una disminución de optimistas y aumento de pesimistas, que en marzo representaron un 46,3 y 17,2% de las respuestas respectivamente”, sostiene el documento.

Situación por estratos

La percepción general de los consumidores en el estrato ABC1 se mantuvo en un nivel moderadamente optimista, principalmente por el avance de su percepción de la actualidad respecto al desempleo y un retroceso en las expectativas. Por un lado, los pesimistas retrocedieron desde un 25 a un 10,1% de los encuestados y los optimistas aumentaron de un 46,7 a un 55,1% en la percepción del desempleo, mientras que en la percepción de la situación económica futura los optimistas retrocedieron de un 68,3 a un 58%.

Por otra parte, en el estrato C2, la percepción de los consumidores se mantuvo en un nivel optimista por tercer mes consecutivo, aun cuando se registraron cambios contrapuestos entre un retroceso de la percepción de la actualidad y una mejora de las expectativas.
Al igual que en el C2, la percepción general de los consumidores en el estrato C3 se mantuvo en niveles favorables, luego de resultados mixtos en sus componentes. Por un lado, empeoró la percepción de la situación económica actual, mientras que mejoró la que se relaciona con los ingresos futuros debido a un aumento de optimistas (de 43,4 a 53,7%).

En el estrato D, la confianza del consumidor retrocedió por segundo mes consecutivo, hasta un nivel moderadamente optimista, registrándose disminuciones en casi todos los componentes. Esto se debió principalmente al empeoramiento de la percepción sobre desempleo futuro, ya que los optimistas disminuyeron 11,6%.

Luego de tres meses en que el estrato E se encontraba optimista, cayó respecto a sus niveles históricos, como resultado de variaciones contrapuestas entre un mayor deterioro de las expectativas y una menor mejora de la percepción de la actualidad.

Consumidores de regiones

A nivel general, la percepción de los consumidores mejoró solamente en Antofagasta, mientras que retrocedió en las regiones Metropolitana y del Biobío.

La percepción de los consumidores en la región Metropolitana retrocedió debido a disminuciones tanto en la percepción de la actualidad como en las expectativas. El resultado más destacable fue de los optimistas respecto al desempleo futuro, ya que retrocedieron 13,1%.

Por otra parte, -al igual que en la Región Metropolitana-, en el Biobío, fueron los optimistas en la percepción del desempleo futuro los que retrocedieron en mayor magnitud, ya que en febrero un 53,8% de los encuestados de la región creía que el desempleo en un año más iba ser menor, mientras que en marzo alcanzó sólo un 41,2%.

La única ciudad que mejoró su nivel de optimismo fue Antofagasta. Este resultado se debió principalmente a una mejora tanto en la percepción del desempleo actual como futura, en que los optimistas aumentaron y los pesimistas retrocedieron más de 40%.