La confianza de los consumidores en Latinoamérica alcanzó su nivel más bajo desde 2011

DESTACADODe acuerdo a un estudio de Nielsen, mientras que el nivel de confianza de los consumidores a nivel global se incrementó 1 punto en el primer trimestre de 2015 ubicándose en 97, en Latinoamérica el índice retrocedió a 86 cayendo dos puntos y alcanzando su nivel más bajo desde 2011.

La mayor caída se produjo en Brasil, uno de los principales motores económicos de la región, donde el índice retrocedió por segundo trimestre consecutivo, reduciéndose siete puntos respecto al trimestre anterior y alcanzando el nivel más bajo desde 2009.

En este sentido, el porcentaje de brasileros que considera que su país se encuentra en recesión se incrementó en tan sólo un año treinta puntos porcentuales pasando de un 55% en el primer trimestre de 2014 a un 85% en el primer trimestre de 2015. En la misma dirección retrocedieron también las perspectivas de los consumidores sobre las perspectivas laborales y las finanzas personales.

Luis Arjona, Country Manager de Nielsen Brasil, afirmó que “en Brasil, los resultados reflejan la incertidumbre sobre la capacidad del país para aumentar las tasas de crecimiento en el corto plazo, volver a niveles de inflación más moderados y evitar nuevos aumentos de desempleo”

En Argentina, el nivel de confianza se recuperó en el primer trimestre del año luego de varios períodos consecutivos de profundas caídas, creciendo 8 puntos en comparación con el trimestre anterior y ubicándose en 75. No obstante continúa presentando uno de los niveles de confianza más bajos de la región junto con Venezuela.

En el inicio de 2015, las perspectivas de los argentinos en relación al futuro se tornaron menos pesimistas impulsando la mejora del índice, probablemente de la mano de un cambio en las expectativas de cara a las próximas elecciones. De esta manera, el porcentaje de argentinos que considera que las perspectivas laborales para los próximos 12 meses serán malas disminuyó de un 37% en el último trimestre de 2014 a un 24% en el primer trimestre de 2015. Mejoró también la percepción en torno a las finanzas personales, disminuyendo de un 57% a un 51% el porcentaje de consumidores que considera que éstas serán malas o no muy buenas en los próximos doce meses.

En Chile, el índice de confianza recuperó 6 puntos en el primer trimestre de 2015, con un puntaje de 87 y tras varios períodos consecutivos de caídas. Sin embargo, el nivel de confianza de los chilenos aun continua siendo bajo si comparamos los resultados actuales con los de un año atrás, momento en el que el índice se ubicaba en 98 puntos.

Al comparar un año contra otro, se observa que el porcentaje de consumidores chilenos que ve a su país en recesión se incrementó de tan sólo un 19% en el primer trimestre de 2014 a casi la mitad de los encuestados (47%) en el primer trimestre de 2015.

La estabilidad laboral es hoy una de las principales preocupaciones de los chilenos, seguida por las deudas y la educación de los hijos.

En el caso de Perú, aunque el índice retrocedió dos puntos en el inicio de 2015, continua siendo el más alto dentro de Latinoamérica con un puntaje de 99.

En el inicio de 2015 y en comparación con el último trimestre de 2014, disminuyó de un 49% a un 47% el porcentaje de peruanos que considera que las perspectivas laborales serán positivas para los próximos 12 meses y de un 65% a un 60% la percepción positiva sobre las finanzas personales para el mismo período.

Fieles a su estilo racional y previsor, más de la mitad de los peruanos (53%) declaró que una vez cubiertos los gastos esenciales del hogar destina el dinero excedente al ahorro, cifra que se incrementó en 8 puntos porcentuales en comparación con el último trimestre de 2014.

En el resto de los países de la región el panorama es divergente. El índice mantuvo estable en Colombia con un puntaje de 94, creció 1 punto en México alcanzando un nivel de 86 y cayó 5 puntos en Venezuela ubicándose, con un índice 65 puntos, con el nivel de confianza más bajo de Latinoamérica.