La delgada línea entre el negocio bancario y el retail financiero