La experiencia, el nuevo ADN del lujo