La gran tienda Sears, otra víctima de la crisis en EE.UU.