La morosidad en tarjetas preocupa al retail