La nueva ley de seguros beneficia a los consumidores

En un mercado que mueve millones de dólares al año y que va tomando cada vez más importancia, la transparencia, los límites claros y los beneficios a los consumidores, son algunas de las ventajas que – desde que la ley entre en vigencia – las personas podrán hacer uso al momento de comprar y utilizar cualquier tipo de seguro, ya sea de automóviles, hogar, personales, entre otros.

La modificación fundamental de la industria, que antes estaba regulada sólo por el Código de Comercio que data del año 1865, es el nuevo foco orientado a los clientes; una perspectiva en pos de ellos.

La transparencia es uno de los beneficios con el que podrán contar los usuarios, debido a que todo lo que se acuerde en la conversación con el corredor de seguros, es lo que tendrá validez. Con esto se pretende evitar malentendidos en las coberturas o límites de los seguros. “Cualquier información referente a lo que se está asegurando que no se haya preguntado previamente no será motivo para no pagar una indemnización en caso de siniestro”, afirma Rodrigo Muñoz, Gerente E-Commerce de SeguroSeguro.cl

Sin embargo, el experto admite que existen ventajas y desventajas ante esta situación. “Es bueno, porque el cliente queda automáticamente asegurado, pero también tiene un lado negativo ya que  las compañías podrían aumentar la burocracia en la venta al pedir todos los datos necesarios que los dejen tranquilos para que no se les pase un siniestro por falta de información”, revela Muñoz.

MÁS BENEFICIOS

Según el Gerente E-Commerce de www.SeguroSeguro.cl otro punto importante es la libertad que tienen los consumidores para poder arrepentirse del seguro que compraron, ya que antes dependía de la política de devoluciones de cada compañía y ahora tendrán 10 días para revertir la compra, sin estar obligado a pagar nada.

“Si durante la vigencia del seguro quieren renunciar a éste, sólo deberán pagar el tiempo que estuvieron cubiertos y no tienen obligación de costear nada más por terminar el contrato antes de tiempo”, comenta Muñoz.

En relación a los pagos de la prima, la ley da el derecho a la compañía a exigir judicialmente que se le pague la prima devengada hasta la fecha de terminación y los gastos de formalización del contrato., ya que según el experto muchos clientes dejaban de pagar los seguros y no tenía ningún efecto práctico para ellos.

Un excelente beneficio para las personas es que se introduce la posibilidad de que, en caso de no estar de acuerdo con la resolución de un pago por siniestro, los asegurados podrán recurrir a la justicia ordinaria para dirimir la controversia. “Un tribunal podría obligar a la compañía a pagar el siniestro independiente de los argumentos que podría presentar al cliente para no hacerlo”, revela.