La realidad de la concentración de los mercados en tres décadas