La soya avanza en el mercado lácteo chileno

Según diferentes estudios, el chileno promedio consume 100 litros menos de leche al año. En conjunto las empresas chilenas ha estado realizando grandes esfuerzos para cambiar la tendencia, pero los resultados no han sido los esperados debido a que el volumen de ventas no ha subido de gran manera. Las explicaciones pasan por un tema cultural. Los chilenos perciben la leche como un producto para niños, pero también el alza del costo de la vida en los último años, en muchos hogares han limitado el consumo de los lácteos, sobre todo la leche líquida, el formato más caro.
A modo de ejemplo, sólo el 3% de las ventas minoristas en términos de valor se pueden adjudicar a productos específicos para niños, Según Euromonitor Iternacional aparte de la marca Huesitos de Soprole, la mayoría de los papás chilenos compran leche en polvo para su niños debido a la comodidad de transporte y preparación.

La reina del año

El mayor crecimiento en volumen para 2009 de registrará en las bebidas de soya, que aumentó en más de 4% en volumen y un 6% en valor. Los buenos números se registran pese a que ante los ojos del consumidor local, los lácteos de soya no son vistos como un sustituto de la leche. La mayoría de estos productos son saborizados con frutas y son percibidos como alternativas más sanas a los néctares.

Según Euromonitor Internacional otra categoría que tendrá buenos números son los productos para los consumidores intolerantes a la lactosa. Los chilenos están cada vez prestando más atención a su salud y por lo tanto, adquiriendo productos adecuados para sus necesidades.

Las leches con sabor también tuvieron buenos resultados, ya que los pequeños paquetes de 200ml están ganando popularidad entre los padres, porque estos son un complemento muy práctico para los almuerzos de los niños y son más saludables que los refrescos. Esta categoría crecerá un 4% en volumen y un 7% en valor en 2009.

Aunque los precios de los productos lácteos disminuyeron ligeramente a principios de 2009, la tendencia fue de corta duración. Las regiones del sur del país, donde se concentra la producción de leche, continúan siendo afectadas por la sequía, dando lugar a rendimientos más bajos de leche y causando que los precios subieran nuevamente.