Las Mujeres y el Teletrabajo: En busca de mayor libertad

En un estudio que la revista Scientific American realizó sobre la empresa IDC, se afirma que para 2015 el 37,2% de los empleados en todo el mundo se sumarían a la tendencia del trabajo desde casa, actualmente son cerca del 20%.

La tendencia indica que el teletrabajador se termina convirtiendo en algo parecido a un freelancer, o trabajador autónomo, dado que pasa a administrar su propio tiempo y a trabajar más por objetivos que por horarios, pone en juego su disciplina a la hora de organizar su rutina y tiene la posibilidad no sólo de disfrutar más de su tiempo personal con amistades y familia, sino también de tener un trabajo paralelo a través de las posibilidades que brinda la oferta de trabajo en la nube.

Para Sebastian Siseles, Director regional para América Latina de Freelancer.com esta realidad es ventajosa para hombres y mujeres pues permite compatibilizar mejor su vida laboral y personal.

“En el caso de las mujeres es estupendo ya que al trabajar por objetivo, este balance se optimiza. Y en vez de correr de un lado para otro, la mujer que teletrabaja o se convierte en freelancer puede despertarse a la mañana, llevar a los niños al colegio y regresar a casa a trabajar; salir a una cena romántica un día de semana y poder cumplir con los horarios, sin la presión de un jefe que nos pide ese día que nos quedemos un par de horas extras”, enfatiza.

Según estadísticas de Cepal del año 2005, los países que destacan en Europa por teletrabajo son Finlandia, Holanda, Suecia y Dinarmarca, con números sobre el 20% de su población ocupada de esta forma.

Chile y el teletrabajo

Según cifras  del INE entre abril y mayo del año 2010, 218.688 mujeres trabajaban desde sus casas. Y acorde a cálculos realizado por Martha Sanchez Galvis, en su documento para Cepal “Un acercamiento a la medición del teletrabajo: evidencia de algunos países en América Latina”, para el año 2009, la mayor parte de la población teletrabajadora se encontraba en zonas urbanas (97%) y tenían un promedio de edad de adulto joven (36 años).

El mismo documento, basado en cifras de la encuesta Casen de 2009, señala que ese año había 4 mil  784 personas que reportaron ser teletrabajadoras, de las cuales 3 mil 645 (76%) eran hombres y  mil 139 mujeres (24%).

De hecho el Ministerio del Trabajo chileno señala que el teletrabajo facilita la incorporación de la mujer al mundo laboral. Y en agosto de 2010 el gobierno envió un proyecto de ley sobre el mismo con el fin de permitir a un mayor número de personas el trabajar desde sus hogares. 

Las ventajas de trabajar en casa

Para Siseles, el principal mérito del teletrabajo es que uno acomoda el trabajo a su propio esquema personal y familiar.  Ya no se trabaja “por horario”, sino por objetivo. Y esto implica un gran beneficio para el balance personal-profesional de cada uno.  “Sea uno empleado que trabaja desde casa o freelancer, uno puede abrir el abanico de posibilidades e ingresos, y encontrar trabajos extras en la web, como en el caso de Freelancer.com, que cuenta con más de 4 millones de oportunidades publicadas”.

Y enumera las ventajas:

•        Se paga por hora trabajada: Trabajar desde temprano y quedarse hasta tarde no resulta un problema cuando viene reflejado en las ganancias.

•        Independencia: Muchas veces, el trabajo autónomo implica trabajar desde casa, pero incluso in-situ, la exigencia es menor, en comparación con los empleados.

•        Hacer la parte emocionante del trabajo y luego irse a casa: En general, se trabaja en un proyecto, cuando este se termina uno puede irse a casa. No tiene que quedarse haciendo tareas de mantenimiento.

•        Posibilidad de ganar más dinero: Todo el mundo sabe que en empleos de tiempo completo, el trabajo duro no siempre es recompensado. En cambio, para el freelancer, el dinero que se gana es directamente proporcional al tiempo trabajado.

•        Adquirir habilidades rápidamente: La exposición a una amplia variedad de proyectos y entornos de trabajo acelerará el desarrollo de sus habilidades. Y conocer a una gran cantidad de gente, ayuda a acrecentar sus contactos.

Siseles cree que el teletrabajo para las mujeres es útil dada su complejidad de tareas en la vida diaria, donde compatibiliza el ser ejecutiva, madre, esposa, hermana e hija. Y resalta que lo más importante es ser responsable y metódico, lo que permite generar confianza. En caso de participar en freelancer.com esto se suma a crear buena reputación. “Algunos podrán pensar que se trabaja “en soledad”, sí, pero eso no significa que uno este solo en la vida, sino que tendrá más tiempo para sus quehaceres y relaciones personales”.