Las “señales” de un clima laboral negativo

¿La plana directiva no sabe trasmitir claramente los objetivos y planes de la compañía? ¿No existe fomento de la comunicación en forma horizontal y vertical dentro de la organización? ¿Hay carencia de respeto y lealtad entre empleados y/o superiores? ¿Las instalaciones físicas de la oficina son deficientes? Si alguno de estos hechos le parece familiar en su trabajo, quizás usted está inmerso- sin saberlo- en un clima laboral negativo.

Así lo sostiene Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de IT Hunter, quien agrega que un clima laboral es pésimo cuando la persona sólo piensa en abandonar su empresa o institución, sin importar el sueldo que percibe.

“Cuando la sensación de cansancio llega al grado máximo, cuando no se tienen deseos de ir al trabajo y el principal objetivo de la persona es buscar una nueva alternativa laboral es porque estamos frente a un clima laboral negativo”, afirma el ejecutivo.

Toselli señala que existen dos aspectos que son relevantes para determinar el clima laboral de una organización. Se trata de las condiciones materiales y de las condiciones personales o espirituales.

“Las condiciones materiales se traducen en la existencia de un buen lugar de trabajo, iluminado, climatizado y agradable, donde la persona disfrute llegar cada mañana y pueda sentirse cómoda”, explica.

Las condiciones personales o espirituales, en tanto, tienen que ver con sentirse parte de una organización o miembro de la familia corporativa, sentir que la dirección de la empresa comparte los planes, objetivos y proyectos, que la gente es escuchada y en donde se comparten las alegrías y penas, todo lo cual hace que un empleado se sienta como en su propia casa.

Sobre los factores que habitualmente desencadenan un ambiente laboral negativo, el presidente de IT Hunter menciona los problemas de comunicación y relacionamiento, principalmente.

“En tales casos, se debe fomentar la comunicación, lealtad, respeto, transparencia y reconocer lo bueno de los individuos vía estímulos monetarios o destacando la labor realizada por las personas frente al resto de la organización. Hay que ocuparse del empleado más allá de la puerta de la empresa, ocuparse de la familia, flexibilizar los horarios, generar beneficios de salud, educación y esparcimiento. Es decir, generar Barreras de Salida que permitan retener a los buenos talentos”, plantea Toselli.

Al respecto, el directivo añade que “las jefaturas y gerencias deben optar primero por comunicar los planes y objetivos de la empresa, luego por determinar cuál es el objetivo y responsabilidad de cada empleado, cuál es la importancia de la labor de cada integrante de la organización, hacer sentir que cada empleado es un eslabón fundamental para el éxito de la empresa. Entusiasmar, motivar y reconocer el cumplimiento de esos objetivos”.

El ejecutivo de IT Hunter asevera que el clima laboral está en directa relación con los resultados de la empresa. “Si no existe un buen clima, se está condenado al fracaso empresarial”, subraya.