Las últimas movidas del retail en el mundo

Según la consultora Euromonitor Internacional, como resultado de cambio de actitud las compañías deberán modificar el desarrollo de sus productos y sus planes de marketing para apelar a un nuevo tipo de consumidor: el ahorrativo frugalista que valora más su dinero.

Los Ganadores de Siempre
Algunos sectores han sufrido más que otros. La industria de comida rápida ha visto crecer sus números debido a que los consumidores han dejado de ir a los restaurants más elegantes y están buscando soluciones más baratas como cocinar y consumir alcohol en casa o comprar comida para llevar. En ese contexto, las industrias como arroz, pasta, salsas y alimentos congelados han tenido buenos resultados en sus ventas.

El tabaco siempre ha sido considerado como una industria resistente a las crisis, aunque desde 2008 muchos fumadores han optado por marcas menos costosas.

La restricción del gasto se ha sentido fuertemente en el turismo. Las tasas de arribos internacionales en los aeropuertos han bajado considerablemente, sobre todo en Medio Oriente y Europa Occidental. Las aerolíneas, hoteles y restaurantes están sufriendo la baja demanda. Los consumidores han optado por viajar por pocos días dentro de sus países y en algunos casos, pasar los fines de semana en casa o ir de campamento.

El agua embotellada también ha sufrido los embates. La recesión ha “exprimido” esta industria en dos ámbitos. Fomentando el cambio al agua de la llave (grifo) y, en segundo lugar, induciendo una mayor demanda de bebidas dulces indulgentes.

Desafíos del Retail
A nivel mundial, las cadenas de supermercados están luchando contra las tiendas de descuento expandiendo su oferta de marcas privadas e introduciendo tácticas promocionales como tickets de descuentos o rebajas. Con respecto a la moda, Euromonitor Internacional reporta que los frugalistas evitan las marcas de lujo y prefieren intercambios de ropa, las cadenas de descuento o comprar en los supermercados. “Recession chic” está de moda, y la nueva tendencia de “fast fashion” es cada día más popular en los consumidores de menores ingresos.

Mientras los retailers se mueven hacia operaciones multicanal, los especialistas de Internet necesitan asegurarse de tener una oferta más accesible.  En esta línea, habrá más asociaciones entre retailers sin tiendas y cadenas de tiendas y en el futuro, quizás, centros de servicios de Internet dedicados al comercio minorista, afirma la consultora.

Las cadenas más poderosas están presionando a los manufactureros como nunca antes.  La relación retailer-proveedor se ha deteriorado, los fabricantes están comenzando a mirar rutas más directas al mercado donde tengan un mayor grado de control.  Muchos retailers en problemas han sido comprados por proveedores y otros han abierto outlets dedicados a sus marcas, como es el caso de Danone, Nivea y P&G.

Mientras algunos conceptos de esta industria han sido exitosamente transferidos desde mercados desarrollados a emergentes, los retailers que se mueven a nuevos ambientes de negocios necesitan flexibilidad en su desarrollo de formatos.  Los mercados emergentes de hoy ya no son lo mismo que antes. A modo de ejemplo, la alta penetración de teléfonos móviles tiene un gran para generar nuevas maneras de hacer negocios.