mabe se posiciona en el mercado chileno de línea blanca

Con cuatro años de vida en el mercado chileno, la marca de línea blanca mabe ha logrado ganarse un espacio destacado en el escenario nacional.

mabe es una compañía con más de 60 años de historia y tiene sus orígenes en México, donde comenzó fabricando muebles de cocina a principios de la década de los ’50. Luego, expandió su negocio a la manufactura de productos de línea blanca. Tan rápido fue su éxito que en 1960 ya se había convertido en el mayor exportador de electrodomésticos del país azteca.

Desde entonces, y gracias a alianzas estratégicas con grandes transnacionales y la construcción de plantas de alta tecnología, mabe se ha posicionado como un actor relevante en el negocio de línea blanca con un crecimiento anual del 20%.

Respecto de cómo han recibido los consumidores chilenos su oferta de productos, Natalia Rodas, Gerente de Marketing de mabe Chile, señala que “después de cuatro años de presencia en Chile, podemos decir que la marca ya está posicionada entre los consumidores, que identifican a mabe por su tecnología práctica y también por su cercanía, pues constantemente estamos estudiando qué necesita la mujer y la familia en el hogar. También nos hemos comprometido desde el primer día con iniciativas como Teletón y Comunidad Mujer, que nos ayudan a acercarnos y comunicarnos mejor con el público. Estos cuatro años también han permitido que los consumidores comprueben la calidad de nuestros productos. Alcanzar el valor de la confianza ha sido un trabajo constante y aspiramos a seguir manteniéndolo en todas nuestras líneas de productos”.

Las líneas de refrigeración, lavadoras y cocinas de mabe han tenido muy buena recepción en nuestro mercado, gracias a una oferta que combina elementos tecnológicos con detalles de uso que son importantes cuando una consumidora toma la decisión de compra. “Por ejemplo, hace poco lanzamos la lavadora mabe aqua saver, que fue una verdadera novedad por ser la única capaz de ahorrar un 60% de agua en cada lavado y nos dimos cuenta que en Chile de verdad existe un consumidor responsable y preocupado por el medio ambiente. También nuestra más reciente edición de cocinas Andes está dando buenos resultados ya que al ser más alta que las tradicionales, ayuda a proteger a los niños y los muebles de cocina de la llama. Cada línea cuenta además con una amplia gama de modelos para atender las necesidades de distintos tipos de consumidores, tanto en funciones como en capacidad”, destaca la ejecutiva.

A pesar de estos buenos resultados, la competencia en el negocio de la línea blanca es fuerte, razón por la cual mabe ha tenido que adoptar una estrategia especial para enfrentar a las otras marcas. “El mercado chileno es muy competitivo, por lo que mabe ha escogido innovar permanentemente en la oferta y promoción de productos, destacando los principales atributos de la marca que son, por un lado, la tecnología práctica que ayuda a hacer la vida más fácil, y su eficiencia energética, ya que la marca ha asumido un fuerte compromiso con el medio ambiente. Además de la calidad, pues también contamos con el respaldo de un excelente servicio de postventa, que los clientes valoran y agradecen bastante”, concluye Natalia Rodas.