Mantener los vehículos en buenas condiciones puede marcar una gran diferencia

222La vida útil, calidad de respuesta y seguridad de un automóvil están directamente relacionadas con su uso y las mantenciones que se le realicen. Un trámite que toma tiempo y genera gastos algunas veces imprevistos, que las empresas puede eliminar tercerizando la gestión de la flota a través de compañías especializadas en leasing operativo como Gama Leasing.

Existen dos tipos de mantenciones: preventivas y correctivas. Las primeras tienen una frecuencia determinada por el fabricante de cada marca y están definidas por el kilometraje. Éstas no implican grandes gastos y son absolutamente previsibles. En tanto, cuando el vehículo presenta alguna falla por desgaste de alguno de sus componentes, se habla de mantenciones correctivas, pues involucran el cambio de componentes, producto del desgaste normal, o repuestos de mayor complejidad, cuyo uso no puede ser predecible. Por lo tanto, la reparación toma más tiempo y su valor generalmente es elevado.

Para evitar contratiempos, es fundamental llevar al día las mantenciones, puesto que permiten detectar necesidades básicas del vehículo, que de no ser resueltas a tiempo, podrían desencadenar desperfectos mecánicos graves, detención de la operación e incluso accidentes. Para las empresas que cuentan con una flota, el estar pendiente de estos detalles implica un gasto en tiempo y dinero, que las aleja del foco de su negocio.

 “Todo este proceso es fácil de optimizar, poniéndolo en manos de compañías especializadas en leasing operativo, quienes a través de su expertise e infraestructura, aseguran la operación de sus clientes con una gestión adecuada de recambios, mantenciones, reemplazos, etc. ”, afirma Christian Spratz, gerente general de Gama Leasing.

Para todos no es lo mismo

Buena parte de los fabricantes automotrices establecen que las mantenciones deben realizarse cada 15 mil kilómetros, considerando el uso promedio de un usuario particular. Muy distinto es el caso de quienes conducen autos, camionetas o furgones para fines comerciales, ya que generalmente se enfrentan a un mayor desgaste por los tipos de vías, condiciones de la operación, variedad de usuarios, entre otros factores.

En relación a esto, Spratz asegura que “en las zonas urbanas es común encontrar un mayor desgaste de frenos y embrague. Entonces, si realizaran las mantenciones cada 15 mil km., llegarían con los discos de freno dañados. Para evitar esto, en Gama Leasing realizamos mantenciones periódicas antes de lo indicado, lo que nos permite realizar correcciones a tiempo y detectar fallas, lo que ayuda a asegurar su disponibilidad y a prescindir de gastos imprevistos”, destaca.

El mayor desgaste lo sufren los vehículos que se utilizan en el interior de las minas, ya que no sólo están sometidos a temperaturas extremas y ambientes de alta contaminación, sino que además transitan por caminos irregulares de piedras y tierra. Por su experiencia en Gama Leasing, Spratz recomienda en estos casos, realizar mantenciones en menos de la mitad del kilometraje recomendado.

Los “multiusuarios” son otro de los grandes problemas que deben enfrentar las flotas. “El uso de unidades por múltiples usuarios, impide que el conductor note las diferencias de comportamiento del vehículo, porque están acostumbrados a subirse a uno distinto cada vez. Al ser más difícil identificar potenciales fallas, el daño que pueden causar es importante”, afirma el ejecutivo.

La gestión adecuada de una flota es crucial para la operación de los diversos rubros que operan en el país, representando una parte importante del margen de la compañía. Es ahí donde externalizar a través de un especialista en leasing operativo asegura los estándares requeridos. Gracias a su red de talleres, reemplazos, infraestructura y equipo especializado, Gama Leasing se encarga de agendar las mantenciones de acuerdo a la realidad de cada empresa, asegurando la operación de sus clientes.