Más bebidas saludables, más consumidores

Por Euromonitor International

La población mundial está envejeciendo y haciéndose más obesa, lo que implica una gran demanda cada vez más específica de soluciones saludables. Desde la «gratificación instantánea» impulsada por la salud digestiva y control de peso hasta prestaciones de salud a largo plazo, como por ejemplo, la salud del corazón y la belleza desde el interior, los consumidores siguen interesados en gastar con el objetivo de vivir su vida al máximo de la mejor manera posible en términos de salud y apariencia física.

Entre 2009 y 2014, los consumidores de todo el mundo invertirán otros US$ 153 billones en salud y bienestar en alimentos y bebidas. Esta cifra es equivalente a la proyección de gasto en vino para el año 2014 (US$145 billones) y a lo que se gastó en medicamentos de venta libre en 2009 (169 billones).

En el caso de las bebidas, la tendencia de salud y bienestar todavía impulsa el desarrollo de productos en la industria. Los consumidores de todo el mundo siguen respondiendo a los mensajes de dietas y estilos de vida saludables, lo que podría ser utilizado por los fabricantes para relanzar bebidas desconocidas en nuevos mercados y/o para justificar un alza en los precios.

Nuevas e innovadoras combinaciones de ingredientes en productos dirigidos a grupos segmentados y ocasiones típicas de consumo son los principales métodos para dar a conocer beneficios de salud específicos.

El agua embotellada y los jugos se están convirtiendo en sistemas de suministro de ingredientes funcionales centrados en belleza, como el aloe y el colágeno para tener una piel más joven, y otros ingredientes para controlar el peso, demuestran intentos de llegar a las consumidoras.

Aguas enriquecidas con vitaminas y tés listos para beber se unen a los jugos, como productos que tratan de establecer ocasiones de consumo y beneficios que sean atractivos para las madres y los niños, especialmente en países de América Latina y Medio Oriente y África, donde la población joven es desproporcionadamente grande.

Muchas empresas están llevando a cabo estrategias de llevar los
ingredientes y sabores exitosos de una categoría de refrescos a otra, pero se estima que un enfoque más orientado a cada categoría y geografía es lo que se necesita para lograr la confianza entre los consumidores.

Más que Colas

Las bebidas carbonatadas tradicionales como las colas y las no colas, es decir, sabores a limón, naranja o mezclas, no son las únicas categorías relevantes. Existen nichos de mercados interesantes de explorar, categorizadas en Euromonitor International como otras “no- colas”. Brasil es por lejos el mayor mercado en este segmento con el 34% del volumen del grupo. En Brasil, las no colas están dominadas por las bebidas a base de guaraná. Rusia es el segundo mercado más grande con el 9% de los volúmenes de los mercados en desarrollo en la categoría de otras no-colas. Otros no colas en Rusia, como el resto de Europa del Este, está dominado por las bebidas locales a base de malta.

Los otros grandes mercados son Colombia, México, Venezuela y Ucrania. Estos países forman el 29% del volumen de los mercados en desarrollo. En América Latina, además de bebidas a base de malta, son populares aquellas con sabor a jugos de frutas. Desde el punto de vista de las marcas, la categoría de otras no-colas es muy fragmentada, donde ninguna de ellas es ampliamente distribuida. Ejemplo de esto son Antártida de AB InBev y Kuat de Coca-Cola, las que son vendidas solamente en Brasil.