Máscara y sombra: el poder oculto de la naturaleza humana

Aprenda a descubrir su lado oscuro y sus potencialidades para manejarse mejor en la vida.

Por Claudia Jaramillo Torréns
Coach Integral Corporativo International Coaching Community
www.antaram.cl

Estaba conversando tranquilamente con un compañero cuando de pronto emerge de mi boca la siguiente frase: “Parece que tú lo haces todo perfecto, ¿verdad?, quien como tú”… Él desconcertado me mira sin entender a qué me refiero y yo me quedo callada reflexionando qué quise decir porque tampoco lo comprendo.

La conversación hasta ese punto se refería a cómo él había enfrentado un conflicto que lo tenía muy agobiado y lo bien que se sentía de haber podido resolverlo. Lo que sucedió posiblemente, es que esta narración activó una parte de mis aspectos sombríos, donde mi propia incapacidad de hacer frente a mis conflictos personales, emergió en esta frase irónica como una manera de agredir a quien me muestra mis propias incapacidades. No quiero agredirlo, pero lo hago, antes de tener tiempo de pensar lo que estoy a punto de decir, el comentario surge en forma involuntaria desde mi interior y sólo me doy cuenta después que he dicho la frase. Me siento fatal y me enfrento con resultados de mi conducta que jamás quise generar conscientemente y para evitar ser cuestionada, le resto importancia y sigo la conversación asumiendo que he dicho algo para amenizarla, pero sintiéndome internamente muy incómoda.

Normalmente mostramos al mundo exterior nuestra máscara social que es aquella careta que nos ponemos día a día para salir a interactuar con otros, y que la hacemos lucir de la mejor forma posible para evitar ser rechazados; no obstante, nos distancia de nuestro núcleo vital o de la esencia verdadera de nuestra personalidad, por lo tanto, para compensar y permitir que la totalidad síquica de la persona se produzca, en contraposición a esta máscara se encuentra la sombra que representa aquella parte de nosotros mismos que no queremos evidenciar y muchas veces no aceptamos ni conocemos y tiene el poder de emerger automáticamente involuntariamente y tomar posesión de esta máscara, haciendo que las personas se comporten de formas a veces muy irracionales e inadecuadas de acuerdo a lo esperado socialmente.

Poder descubrir y conectar la sombra personal, tiene la finalidad de facilitar la relación con el inconsciente para reconocer nuestra verdadera naturaleza y entendiendo los aspectos sombríos, compensar a nivel consciente nuestras actitudes reflejadas en la forma como nos comportamos con los demás en la interacción social. Por otra parte, nos permite construir relaciones más sanas en las cuales podamos darnos cuenta cuando estamos proyectando en otros nuestras propias características negativas reprimidas y nos generan molestia cuando las vemos proyectadas fuera de nosotros o cuando estamos hiperidealizando a alguien mediante la proyección de aspectos positivos que están ocultos en nuestro mundo sombrío y que nos hacen muchas veces, aceptar relaciones abusivas y desgastantes, al creer que el otro presenta características que deseamos poner en la persona, pero que surgen desde nuestra propia naturaleza. Poder ver a la gente y a nosotros mismos como realmente somos, posibilita establecer relaciones más libres que no se basan en falsas expectativas.

Cuando conseguimos establecer una relación más consciente con nuestra sombra, deja de ser como aquel personaje siniestro que a veces surge y que nos aterra, ya que en la medida que conozcamos y aceptemos más esa parte de uno mismo capaz de hacer cosas que nos interfieren, podremos vivir con mejor manejo y equilibrio. Saber qué es lo que potencialmente puede emerger nos da poder para manejarlo y nos tranquiliza. Como decía Jung, “la sombra sólo resulta peligrosa cuando no le prestamos la debida atención”.

Los beneficios más evidentes de trabajar y reconocer los aspectos sombríos son:

1. Mejorar nuestra comprensión sobre nosotros mismos para poder aceptarnos de forma más completa e integral.
2. Aceptar y librarnos de la tensión negativa que surge cuando emergen sentimientos y actitudes negativas, acogiendo esta parte de nosotros como una que debe ser cuidada, no reprimida ni enjuiciada.
3. Canalizar la expresión de las emociones negativas que emerjan en el día a día, identificando cada vez más el punto a partir del cual se gatillan, pudiendo manejar los estados internos y las reacciones externas hacia conductas más ecológicas.
4. Aceptar nuestros sentimientos y emociones negativas.
5. Sanar heridas internas provocadas por nuestra naturaleza sombría, perdonándonos y estableciendo una comunicación más amable con nosotros mismos y los otros.
6. Desarrollar el poder creativo del lenguaje simbólico para usar las fuentes de entrada al mundo inconsciente, que permite reconocer más fácilmente nuestra esencia y a partir de este conocimiento, hacernos cargos de conservar los aspectos sombríos en los espacios que deban estar de acuerdo a las situaciones que nos vaya tocando vivir.

Cuando conseguimos aceptar con humildad que nuestros aspectos negativos y aquello que no nos gusta de nosotros mismos, son parte esencial y necesaria para poder vivir en armonía, asumimos con serenidad nuestra naturaleza verdadera y vivimos en equilibrio. Dejamos de batallar con nuestra esencia. “Descubrir la sombra nos permite estar en el lugar correcto del modo correcto”, decía Tom Robbin.

El proceso de ingresar al mundo de su sombra es a veces doloroso, porque posiblemente se encuentre con aspectos que le desagradan profundamente de las personas y los rechaza, la envidia, el egoísmo, el ansia de poder, la necesidad de controlar y dominar, la ira, la agresividad, la ironía, la descalificación, la manipulación, la intolerancia, la falta de carácter, la impulsividad, la pasividad, los deseos y fantasías, son algunas de las muchas características que pueden aparecerse, pero el trabajo con la sombra, le permitirá descubrir que todos estos aspectos sombríos tienen también una función positiva, que aplicada de manera adecuada puede ayudarle muchas veces en diversas situaciones de la vida, convirtiendo sus aspectos negativos en fuentes de energía para provocarlo a movilizarse.

Mi invitación es a tener el coraje de internarse en su interior, reconocer su sombra y trabajar con ella para conseguir el equilibrio que -estoy segura- muchas veces le hace falta en su vida. ¿Qué teme encontrar en su interior que le impide empezar a trabajar con usted mismo?

“Todo lo que reprimimos nos debilita hasta el momento en que descubrimos que también constituía una parte de nosotros mismos”, Robert Frost.