Mascotas pueden ir de vacaciones con amos responsables

La mascota suele ser un integrante más de la familia, y como tal, también es incluido en los paseos de vacaciones. Un perro bien adaptado puede viajar en auto y salir a veranear sin problemas, siempre que los amos asuman las responsabilidades que esto significa, para asegurar el bienestar de la mascota en todo momento.

“Llevar un perro a veranear requiere cierta planificación, para mantener las rutinas de alimentación, disponer de agua y un lugar donde hacer sus necesidades, y mantener la seguridad para evitar accidentes”, aconseja Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin.

Trayecto

Si la mascota es un perro pequeño, debe ir dentro de un transportín o jaula especialmente diseñada para este fin, con base de papel absorbente, en el suelo del asiento trasero del automóvil. Si es un perro mediano o grande, debe ir con un arnés con dos puntos de sujeción a los cinturones de seguridad de los asientos posteriores.

Esto evita que el perro perturbe la conducción del vehículo, y es una protección en caso de accidente. “Ante una frenada brusca, el perro puede salir disparado si no está sujeto a un cinturón de seguridad, y como su peso aumenta con la fuerza del impacto, puede causar peores consecuencias a quienes van en el auto”, explica la médico veterinaria de Royal Canin.

“Si el viaje es largo, se deben hacer paradas cada dos horas para que el animalito tome agua fresca, haga sus necesidades y ‘estire las patas’, siempre bajo la vigilancia de sus amos y controlado con correa y collar para evitar que escape”, advierte Francisca Montero.

Es posible que la mascota se maree dentro del auto, por lo que es aconsejable que viaje en ayunas. “Si se trata de un perro adulto, debe tener su última comida diez horas antes del inicio del viaje, y si es un cachorro, cuatro horas antes”, aconseja Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin.

Nunca se debe llevar un animal en el maletero si éste no se comunica con el habitáculo del vehículo, ya que puede haber calor excesivo y mala ventilación. “Nunca se debe dejar a la mascota sola dentro del auto al ir a la playa o a comprar, ya que puede sufrir un shock térmico con graves consecuencias que le pueden causar la muerte”, remarca la especialista.

“Es importante llevar a la mascota a la consulta veterinaria dos semanas antes del viaje, para asegurar que esté en óptimas condiciones”, indica Francisca Montero.

Veraneo

Al momento de llegar al destino, se debe dosificar la cantidad de agua y comida para evitar que el perro ingiera con ansiedad. Una vez instalados, se debe conservar los horarios habituales de comida, lo que significa que la familia debe organizarse.

“Durante el paseo, se debe mantener el mismo alimento que la mascota tiene en casa. Si no es posible adquirir el mismo, se debe procurar uno de igual calidad y hacer el cambio en forma gradual, mezclando los dos alimentos”, recomienda la Médico Veterinario de Royal Canin.

Lo más importante es que la mascota siempre tenga agua para beber. “Si la familia baja a la playa o va de paseo, siempre debe llevar un plato y una botella de agua fresca para que la mascota beba según su necesidad”, aconseja Francisca Montero.

Estando en la playa, se debe evitar que el animal camine por la arena bajo el sol, ya que ésta emite altas temperaturas y puede causar serias quemaduras en las almohadillas de las patas. Esto se aplica también a otras especies, como es el caso de los hurones, fieles compañeros que también suelen veranear con sus amos.