Natural y Nutracéuticos: tendencias en alimentos y bebidas

Cada día más el consumidor exige un mayor aporte nutricional y un valor agregado en sus alimentos, dependiendo de sus requerimientos e intereses particulares.

Por Euromonitor International

Hace un par de años ya que los consumidores están eligiendo alimentos y bebidas más saludables. En este contexto, han surgido dos tendencias muy definidas: Naturaleza y Nutracéuticos.
Quienes apelan a la naturaleza buscan una dieta balanceada, optan por alimentos que “naturalmente” cumplan con sus necesidades nutricionales. Se preocupan de consumir gran cantidad de fibra, porciones muy generosas de frutas y verduras y comidas bajas en grasa, sal y azúcar. También está la tendencia orgánica, que son alimentos percibidos como más saludables y más cuidadosos del medio ambiente. Adicionalmente están aquellas comidas que son promocionadas bajo conceptos éticos, como por ejemplo, comercio justo, el uso de ingredientes sustentables, envases más verdes y medición de huella de carbono. Todas estas características ya entraron en el área “nutricional” alimentaria, aunque en realidad no lo sean.

Los nutracéuticos, en cambio, tienen el gran objetivo de prevenir condiciones específicas de salud. Los consumidores presentan gran interés en estos alimentos enriquecidos /funcionales, bebidas, vitaminas y suplementos dietéticos que contienen ingredientes beneficiosos que ayudan a lograr las funciones específicas de salud anunciadas por los productos y permiten tener una mejor salud y bienestar. Este mercado tiene aún mucho espacio para crecer, debido a la diversidad de sus motores de desarrollo. Los productos son percibidos por los consumidores como una gran ayuda para mantenerse en buenas condiciones de salud y están al alcance de más personas, consecuencia del incremento de la clase media en muchos países emergentes.

Internet también ha hecho lo suyo. El mayor acceso a la red ha permitido a los consumidores estar más atentos y actualizados sobre los beneficios de los ingredientes y en este punto, las compañías tienen que estar muy alerta sobre la forma en que comunican los beneficios de sus productos para evitar la confusión entre los consumidores.

Mucho más que el yogurt para el tránsito lento

Pro y prebióticos son los ingredientes claves entre los nutracéuticos y también han posibilitado que la “salud digestiva” y el “apoyo para el sistema inmunológico” sean áreas de gran desarrollo de productos fortificados y funcionales. Sin embargo, éstos también podrán tener un rol importante en industrias como control de peso, salud, cuidado de la piel o salud del corazón. Algunas investigaciones recientes sobre los efectos de los probióticos en la salud, aparte de la regularización de la función del intestino, es su efectividad en la salud oral y el aumento de la absorción de nutrientes, mientras que un nicho de investigación relativamente nuevo es su papel en el control del peso.

En los últimos años, los productos probióticos han cruzado la línea de los yogurts, con distintos grados de éxito. Lo más probable es que los éstos permanezcan como nicho en las categorías que tienen una imagen más indulgente (por ejemplo, helados y dulces de chocolate). Productos probióticos tampoco han tomado fuerza en cereales o quesos.
Mientras que las pequeñas empresas pueden tener éxito en la operación de un negocio de renombre, tales categorías siguen siendo poco atractivas para las grandes compañías. Por ejemplo, Kellogg descontinuó su línea Kashi de cereales Vive, debido al bajo volumen de ventas.

LO QUE VIENE

La generación de los BabyBoomers es clave para el futuro de los nutraceúticos. Su esperanza de vida se extendió y esperamos que se vean tan bien como se sienten. Este grupo muy influyente -78 millones en EE.UU. y con un gasto de más de $ 2 billones cada año- ha puesto en marcha algunos de los principales cambios que estamos experimentando hoy en día, incluyendo la revolución de la salud y el bienestar y el movimiento de responsabilidad social, entre otros.