No existen negocios en un planeta muerto

Por Rick Ridgeway
Vicepresidente de Asuntos Ambientales de Patagonia.

He visto aparecer desiertos, desintegrarse glaciares y desaparecer bosques milenarios. Esos cambios geológicos, los he presenciado en un lapso de 50 años. Las consecuencias del cambio climático y el debilitamiento de la biodiversidad inspiró la misión con la que nació Patagonia: la conservación y defensa de nuestro planeta. La compañía en toda su historia, nunca ha sido tan fiera en esta lucha como lo es hoy y el negocio nunca ha sido tan exitoso como lo es ahora.

No se puede tener un negocio exitoso, sin una fuente saludable de recursos y eso viene de un planeta en equilibrio. Sin él no existen sociedades sanas y sin ellas no hay mercados sanos. Esta relación ha sido ignorada por mucho tiempo, pero cada vez son más los que se dan cuenta de su relevancia.

La sustentabilidad nos hace más eficientes en el uso de nuestros recursos y otorga una buena reputación a las marcas, lo que redunda en el aumento de su valor. En Patagonia hemos desarrollado nuestra propia receta para el éxito: nuestros actos son nuestra mejor publicidad. Nuestro presupuesto publicitario es el mínimo y dejamos que nuestro compromiso con el medioambiente hable por nosotros. El ser sustentables nos ahorra dinero.

Para reducir nuestro impacto en el ambiente, tenemos que trabajar con empresas que cumplan con estándares muy estrictos. Las compañías deben asociarse y cooperar para crear índices de medición de impacto. Así todos saben qué se está haciendo y de qué forma. No se puede manejar aquello que no se mide y, con estas alianzas, todos mejoraremos en pro de la sustentabilidad.

Estos índices ya existen y se han transformado en los filtros que los gerentes de fondos de inversión usan para tomar decisiones. Los estudiantes anhelan trabajar en empresas que usen esos criterios para definirse como marca y los consumidores prefieren marcas que demuestran un compromiso transparente con la sustentabilidad. Así, el cuidado del medioambiente se vuelve una decisión estratégica.

Tal como lo plantee en Enade,  Chile tiene inmensas oportunidades de ser ambientalmente sustentable y ser un ejemplo para la región y el mundo y ya ha tomado iniciativas para ello.  La aprobación de impuestos por emisiones de carbono, pero por sobre todo, la reciente creación de 5 nuevos parque nacionales y la ampliación de 3 ya existentes. El sueño de la gran ruta de parques posiciona a Chile como líder en la materia ayudará al país a desarrollar una potente industria del turismo: desarrollo económico como consecuencia de la conservación.

Las economías fuertes del futuro serán las que consideren su impacto en el ecosistema. El fin último de cada empresario debería ser luchar por un planeta sano, pues no hay negocio en un planeta muerto.

Share Button

También te podría gustar...