Por la crisis, las tiendas de Nueva York cambian su estrategia para la Navidad