Positivas cifras de crecimiento económico mantienen estable confianza de consumidores

El Índice de Percepción del Consumidor (IPeCo) experimentó un retroceso marginal de 3,4 puntos en febrero, alcanzando los 139,5 puntos.

Este indicador que elabora mensualmente el Centro de Estudios en Economía y Negocios (CEEN) de la Universidad del Desarrollo, en conjunto con Mall Plaza, dio cuenta que el subíndice coyuntural retrocedió 12,6 puntos -llegando a los 193,6 puntos-, mientras que el subíndice de expectativas se mantuvo en los 120,2.

“Para entender la baja del Índice Coyuntural, se debe observar qué sucedió con las variables que lo componen, es decir, situación económica actual y desempleo actual. En relación a la primera pregunta, su nivel fue prácticamente el mismo que hace un año, debido a que tanto optimistas como pesimistas retrocedieron solo marginalmente en 2 y 1 punto porcentual, respectivamente. Con respecto al desempleo actual, los optimistas disminuyeron levemente y los pesimistas aumentaron en 9 puntos porcentuales”, consigna el documento.

La encuesta establece que en doce meses, “ambas percepciones de la actualidad mejoraron, como resultado de un aumento de los optimistas y una disminución de los pesimistas”.

En relación al Índice de Expectativas, que es el que pondera las variables de percepción acerca de la situación económica, ingreso familiar y desempleo, contempladas en un horizonte de 12 meses, se establece que éste se mantuvo en 120,2 puntos.

“La percepción sobre la situación económica futura mejoró hasta niveles optimistas, debido principalmente a un aumento de optimistas, que en febrero alcanzaron casi un 60%. Por otro lado, la percepción sobre el desempleo futuro se mantuvo en niveles favorables, como resultado de un aumento tanto de optimistas como de pesimistas, que en febrero representaron un 49 y 17% de las respuestas, respectivamente. Por último, la percepción sobre ingresos futuros se mantuvo en un nivel neutral por cuarto mes consecutivo, pero con un leve aumento de los pesimistas y disminución de optimistas”, señala el documento.

SITUACIÓN POR ESTRATOS

El Índice de Percepción sostiene que sólo en los estratos socioeconómicos ABC1 y D la percepción de los consumidores disminuyó, aunque marginalmente, manteniéndose constante para los demás estratos.

La percepción general de los consumidores en el estrato ABC1 disminuyó, principalmente por el retroceso de su percepción de la actualidad respecto al desempleo, en que los pesimistas aumentaron desde un 8 a un 25% de los encuestados.

En el estrato C2, la percepción de los consumidores se mantuvo en un nivel optimista, aun cuando se registraron cambios contrapuestos entre una mejora de las expectativas sobre la situación económica futura, en que los optimistas aumentaron de 60 a 69% de los encuestados, y una disminución de las demás percepciones.

La percepción general de los consumidores en el estrato C3 se mantuvo en niveles favorables, luego de resultados mixtos en sus componentes. Por un lado mejoró la percepción del desempleo actual y la expectativa de los ingresos futuros, pero por otro empeoró la expectativa sobre el desempleo futuro, con un significativo aumento de los pesimistas desde un 12 a 23% de los encuestados.

En el estrato D, los consumidores bajaron su percepción general hasta un nivel optimista, desde un nivel extraordinariamente optimista en enero, registrándose disminuciones en casi todos los componentes. Esto se debió a que, los optimistas disminuyeron en tres y los pesimistas aumentaron en cuatro de las cinco percepciones, respectivamente.

Finalmente, los consumidores en el estrato E mantuvieron su percepción general en un nivel optimista por tercer mes consecutivo, con variaciones contrapuestas entre un empeoramiento de la percepción de la situación económica actual y desempleo futuro, y un aumento en el resto de las percepciones.