Reconocimiento a la labor que realizan los comités de administración en los condominios

222Silvia Torres Giagnoni

Gerente de Asuntos Corporativos de Piedra Roja

Cada vez más personas buscando seguridad, optan por vivir en condominios, lo que la mayor parte de las veces se cumple, pero también representa el desafío de “vivir en comunidad”.

Problemas de diversa índole afectan cada día a los propietarios entre si, entre ellos y otra comunidad o con la municipalidad. De acuerdo a la ley de copropiedad, el órgano que representa a los vecinos y que debe enfrentar estos conflictos es el comité de administración, conformado la mayoría de las veces por propietarios que se ofrecen voluntariamente, con el ánimo de hacer un aporte de su tiempo, de sus conocimientos o de la experiencia adquirida al enfrentar complejidades propias de su vivienda.

El Rol de los miembros de los comités de administración es clave, porque se trata de un trabajo ad-honorem en pro de los intereses de la comunidad, y en beneficio de quienes habitan los condominios, pero también de las mejoras de los barrios en los que se insertan las comunidades, donde muchas veces hay que dejar de lado los intereses personales, en pro de los intereses comunitarios.

Dominar la normativa vigente laboral, de copropiedad inmobiliaria y aspectos contables de la operación de una comunidad es parte de la responsabilidad de los comités de administración, quienes muchas veces tienen más voluntad que una capacitación adecuada para tomar decisiones que pueden afectar la calidad de vida de los vecinos y, por tanto, hay un esfuerzo importante para llevar a cabo esta tarea que habitualmente tiene más de dulce que de agraz.

En estas organizaciones hay una fuente valiosa de aporte y de representación de la comunidad que tiene un interés por el barrio y, en definitiva, por la comuna en la que se inserta, donde lo que se busca siempre es la calidad de vida, y eso es algo que las autoridades deberían observar, escuchar y tomar en cuenta a la hora de tomar decisiones. Se trata de un órgano representativo, que no tiene fines de lucro, que no busca recompensa monetaria, sino solo beneficios para todos.