Robos de juguetes aumentan 300% en días previos al Día del Niño

222Este domingo se celebra el Día del Niño, celebración que trae consigo el aumento de las ventas en la categoría de juguetes y otros regalos relacionados con la infancia en el retail y supermercados. La celebración de esta jornada no solo se evidencia en ganancias para las empresas, también se produce una importante alza en el robo de juguetería.

El análisis de ALTO, empresa dedicada a prevenir y disminuir los riesgos y las pérdidas patrimoniales que afectan a distintas industrias, reveló un aumento de 340% en el robo de juguetes, si se compara la semana anterior a la festividad con la semana del Día del Niño.

Si comparamos los hurtos en este mismo periodo, los productos más robados corresponden también a la familia de poleras y conjuntos de ropa con un aumento del 72% y los productos tecnológicos con un alza de 775%, ocho veces más que la semana anterior.

En tanto, en la misma semana del Día del Niño, la ropa infantil alcanzó el 78% del total de los hurtos, sin embargo este porcentaje se mantiene en la tendencia de la semana previa al evento.

Perfil del imputado

Según el análisis, el 62% de los imputados son de sexo masculino, mientras que las mujeres representan el 38,4%.

La mayoría de las sustracciones se realizan entre las 16 y las 20 horas. Los días lunes, martes, viernes (especialmente) y sábados viernes previos al Día del Niño son los más apetecidos por los mecheros.

En cuanto a las edades de los imputados, un 26% tiene entre 18 y 24 años, un 20% entre 30 y 39 años y un 16% entre 25 y 29 años. En el caso de los menos de edad, tenemos que un 15% participa de este tipo de hurtos.

En cuanto al modus operandi el esconder las especies entre sus ropas o esconder las especies en carteras y/o mochilas, sigue siendo el más común.

Frente a esto, la gerente general de ALTO, Daniela Jara, enfatiza en una serie de medidas que son de utilidad para intentar prevenir y combatir este tipo de situaciones:

Recomendaciones:

Cabeza perdida: los ladrones miran al techo, arriba y abajo buscando la ubicación de las cámaras de seguridad, para luego ubicarse en los puntos muertos, donde no cubre el sistema y así poder esconder el producto o sacarle los dispositivos.

Demasiada manipulación de los productos: una práctica común entre quienes cometen robo hormiga, es la manipulación constante e incluso innecesaria de los productos, con la intención de retirar los dispositivos de seguridad y esconder la mercancía entre su ropa o  bolsas especiales.

Compruebe estado de alarmas y de cámaras de seguridad.

Vigile e instruya a su personal temporal sobre normas de seguridad con el fin de evitar sustracción de especies.

Mantenga cerrada las puertas de bodega y accesos restringidos sólo al personal.

Mantenga despejada la visión de su tienda de publicidad y adornos para que el personal y cámaras de seguridad puedan vigilar la totalidad de su local.

Mantener la mayor cantidad de cajas funcionando para evitar aglomeraciones.

Es importante cada jefe de local concurra a la comisaría de  su sector y coordine cursos de acción con el objetivo de hacer más fluida la intervención policial.

Asimismo, Jara señala que este tipo de conductas asociadas a las malas prácticas se pueden enfrentar mediante un modelo que integre acciones disuasivas, legales, como también de información. “Es posible combatir este tipo de comportamiento cuando existe un trabajo coordinado y un modelo de gestión, basado en la eficacia de la acción legal, en innovadores soportes de información y en estrategias disuasivas”, agrega la vocera de ALTO.